Además de Patria, ¿en México se están desarrollando otras vacunas contra Covid-19?

Las vacunas desarrolladas en el país requieren de recursos para concluir todo el proceso

Además de Patria, ¿en México se están desarrollando otras vacunas contra Covid-19?
Vacuna COVID-19. FOTO: ESPECIAL

De acuerdo con el Gobierno federal a fin de año se tendrá lista la primera vacuna nacional la cual tendrá por nombre “Patria”, este biológico es desarrollado por la empresa veterinaria Avimex bajo la coordinación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), sin embargo, no es el único proyecto mexicano de vacuna contra el COVID-19, pues en otras entidades se han estado realizando pruebas para lograr un biológico mexicano.

Livionvac, es el nombre de la vacuna que está desarrollando el Instituto de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), pero este biológico no ha podido entrar a la primera fase de pruebas en humanos debido a la falta de recursos, pues se necesitan cinco millones de dólares para este proceso.

Un caso similar ocurre con la vacuna Quivax 17.4, la cual es desarrollada por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), institución que se ha dado a la tarea de recaudar fondos a través de diversos eventos y actividades como el boteo. Hasta el momento se han recaudado siete millones de pesos de los 20 que se tienen contemplados para las pruebas preclínicas. Los investigadores a cargo de este proyecto estiman que en caso de obtener los resultados esperados en tan sólo un año esta vacuna mexicana estaría lista.

Por su parte la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha recibido apoyos del gobierno capitalino a través de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI) para la investigación en enfermedades infecciosas, así como para la evaluación preclínica de dos vacunas contra el COVID-19, mismas que está desarrollando la institución en los laboratorios de nivel de Bioseguridad 3.

Los científicos ya se preparan para iniciar en mayo los los ensayos clínicos de la fase 1 de su vacuna contra el COVID-19 en humanos, sin embargo, aún se requieren más recursos.

Además de los trabajos de la máxima casa de estudios, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) también participa en el grupo de investigación integrado por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para la búsqueda de una vacuna contra el COVID-19, elaborada a partir de material genético.

De acuerdo con la científica del IPN, Sonia Mayra Pérez Tapia, una vacuna normalmente lleva en promedio 10 años, pero la situación de emergencia ha obligado al mundo a trabajar en tiempo récord, sin embargo, “hay vacunas cuyo desarrollo ya va muy avanzado, están en las últimas fases, nosotros no podemos ir al ritmo de las farmacéuticas internacionales, pero con el apoyo suficiente estoy segura que el próximo año podríamos tener ya un prototipo vacunal mexicano disponible”, señaló.

pgh


Compartir