Regreso a clases México: ¿Cómo va a AFECTAR SOCIALMENTE a los niños?

La pandemia hizo que los niños y adolescentes en el país tuvieran que tomar clases en línea y aislarse de sus amigos por lo que esto podría traer algunos problemas a nivel social

Regreso a clases México: ¿Cómo va a AFECTAR SOCIALMENTE a los niños?
Los niños podría tener verse afectados en el nivel social por tanto tiempo estudiando en casa. Foto: Cuartoscuro

El Covid-19 llegó para cambiar al mundo. Un virus que poco a poco se adueñando de la Tierra y que haría que el planeta se detuviera por algunos meses, esto debido a las medidas de seguridad que implementaron los gobiernos para evitar que se siguiera propagando la enfermedad. Pero al encerrar a todos en sus respectivas casas y detener la economía de los países, también detuvieron los estudios y la forma de vivir de los niños y adolescentes.

En México se instauró un semáforo, mismo que sirve para indicarle a la gente el nivel de contagios y la saturación de hospitales en los distintos estados de la República, donde el verde significa que la entidad está muy bien y con esto el poder acercarse a tener una vida activa prácticamente como la de antes; situación que está a punto de ocurrir en algunos estados como Oaxaca, por lo que el regreso a las actividades con “normalidad” ya está a la vuelta.

Con este regreso a la normalidad en algunos estados, se habla de que vuelvan a las escuelas los niños situación que más allá de ser algo bueno, porque muchos padres explicaban que sus hijos no estaban aprendiendo como deberían desde sus casas, también implica un gran reto para muchos de estos, ya que al estar un año en casa pudo afectar en su nivel de socializar.

¿Cómo pudo afectar la pandemia?

Roxana Inclán, psicoanalista, explicó algunos de los factores que pueden enfrentarse los niños en este regreso a clase, donde dejó claro que todo depende de cómo se haya llevado la pandemia en sus casas y de la edad del pequeño, ya que todos tienden a enfrentarse a diferentes circunstancias a las que se tienen que enfrentar.

Los niños cuando entran a la escuela (kínder, primera o secundaria), más allá de buscar separarse de los padres, también llegan a las escuelas para formar otros modelos de identificación para formar su propia subjetividad como individuos. Estos modelos los encontraran en las instituciones educativas, según explicó la psicoanalista a El Heraldo de México.

Al no poder salir de casa, no poder a sus amigos, acudir a la escuela o ver a sus familiares cercanos, es decir, primos; los padres tienen o tenían una tarea mucho más compleja, ya que son o eran los encargados de jugar con ellos y ayudarlos a sobrellevar este encierro de la mejor manera al pasar más tiempo con ellos y ayudarlos con sus estudios.

Mientras que Elena Covarrubias, maestra de primaria comentó como ha sido su experiencia con los alumnos en esta época, donde los niños le piden a los profesores que les den unos minutos extras para poder enseñarle a sus amigos sus juguetes; siendo los juegos en línea un punto de encuentro para poder platicar, buscar sus nombres y enseñarse cosas.

Contras de tener que estudiar en casa

Como ya se mencionó uno de los contras es el que no puedan formar otros modelos de identificación, pero también está el que cuando regresen a clases sean más tímidos, que las conductas que se van aprendido en las instituciones se entorpezcan un poco debido a la situación a la que se enfrentaron en el 2020 y lo que va del 2021.

“En el psicoanálisis tenemos un término que se llama regresión, es un mecanismo de defensa que se aplica ante situaciones de estrés. ¿Qué quiere decir esto de regresión? Que a lo mejor algunas acciones que yo ya había logrado, ante una situación de angustia o de incertidumbre se pierda; aunque se pueden recuperar después”, dijo Inclán.

Esta regresión puede hacer que los niños tengan más dificultades para socializar, que sean más retraídos, que tengan más dependencia en casa, por lo que se tienen que hacer algunas cosas en casa para evitar o disminuir que ocurra esto cuando se tenga que regresar a clases.

La importancia de simbolizar

Si bien, no se puede tener acceso a las escuelas o personas de la misma edad de los niños o adolescentes, el papel de los padres es fundamental para que sus hijos puedan ejercer la simbolización tanto del mundo exterior como de lo que pasa dentro de ellos, por lo que el que jueguen o interactúen con ellos y pongan en palabras lo que puedan estar viviendo es fundamental para evitar o disminuir un porcentaje la “regresión”.

“Los papás van a tener un papel muy importante en cuanto a que se atrevan a jugar con los niños, el juego va a ser un factor muy importante para que se adquieran ciertas destrezas tanto emocionales, sociales como cognitivas; entonces fomentar el juego, la lectura, el dibujo, así como generar video llamadas, estar en contacto con la gente que se pueda…”

El acceso a otras personas es siempre pensando en la familia cerca, pero también con esas personas cercanas que sabes que no se ponen en riesgo y siguiendo todas las medidas preventivas para evitar contagios, y que la nueva normalidad permite.

Elena contó un claro ejemplo de esta actividad con los niños, los padres y la tecnología, ya que ella explica que muchas veces, los niños les dicen a sus compañeros que sus mamás les van a hablar para poder jugar por videollamada y que ahora ya se están acostumbrado a que será de manera virtual, pero a pesar de esto, la maestra tiene miedo para el regreso.

“Vamos a tener que regresar con cierto distanciamiento, principalmente en los niños chiquitos, ya que ella siente que los memes de ‘cambié mi cubrebocas con mi amigo’ lo siente real, se van a ver, se van a abrazar, ya que la parte emocional les va a ganar y van a querer jugar y abrazarse. En cuanto a las normas siente que en algunos aspectos van a pasar, pero cuando son pequeños son más nobles y espera que los niños se digan entre ellos que eso no se puede hacer”, explicó la miss Covarrubias.

Qué sigue para los niños

Ahora queda esperar a que las autoridades determinen en qué estados se podrá regresar a clase después de Semana Santa y qué estados deberán esperar a que la situación se encuentre mejor, es decir, que el semáforo lo permita, por lo que único que queda es poder hacer que los niños se vayan preparando para este regreso a las aulas y que el golpe de volver a un salón no sea tan importante a nivel social para los pequeños y los adolescentes.

Por Diego Zarazua Abascal


Compartir