No hubo presiones ni mala fe en auditoría sobre el nuevo aeropuerto: David Colmenares

En breve, la ASF dará a conocer el costo real de cancelar la obra

No hubo presiones ni mala fe en auditoría sobre el nuevo aeropuerto: David Colmenares
SIGUE LA REUNIÓN. El funcionario dará a conocer cuál fue el costo verdadero de esta cancelación

El auditor Superior de la Federación, David Colmenares, negó haber sido presionado en la realización de la auditoría sobre el aeropuerto de Texcoco y anunció que cesará a cualquier funcionario que haya desvirtuado, “por intereses personales”, el cálculo de cancelar esa obra.

“Estamos colaborando en la investigación de la Unidad de Evaluación y Control y pediré que se cese a todo servidor público que haya participado con intereses personales y que su actuación tenga interés político. No hay ningún tipo de presiones o mala fe, si hubiera yo sería el primero en denunciarlo”, indicó al comparecer ante la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados.

En su intervención, adelantó que, en los próximos días, darán a conocer el costo correcto de cancelar el llamado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) fijado en 331 mil 996 millones de pesos, en la tercera entrega de resultados de la Cuenta Pública 2019.

“Formamos un grupo para tener el contraste (de datos). En los próximos días tendremos la cifra correcta, que tenga que ver con un método correcto diferente al utilizado”, dijo.

Reiteró que la ASF, como entidad dependiente del poder Legislativo (de la Cámara de Diputados específicamente) “es independiente de los otros poderes”.

Por: Nayeli Cortés

 


Compartir