COVID-19

Trabajan con plasticidad celular para atender secuelas de Covid-19 en Jalisco

Científicos de Jalisco trabajan con esta técnica para atender las secuelas que deja el coronavirus en quienes lo padecieron

NACIONAL

·
Esta propuesta de plasticidad celular ha llamado la atención en varios países. Foto: Especial

Disminución en la capacidad para respirar, afectaciones a la memoria, daños en el sistema nervioso central, problemas cardíacos, caída de cabello tras padecer la COVID-19, son alrededor de 200 los síntomas posteriores a la enfermedad, los especialistas le han llamado COVID persistente. En Jalisco, un grupo de especialistas y científicos trabajan en la plasticidad celular para combatir estos síntomas.

“El COVID persistente son las secuelas que deja el coronavirus, independientemente que haya sido asintomático o no, porque en todos los casos generó algún grado de inflamación celular y ruptura de células, además de alteración en la información (celular). Hay alteración del dímero D (coagulación sanguínea) e inflamación. Hay gente que oficialmente ya se recuperó de COVID, sin embargo, quedaron virus vivos incrustados en el miocardio y siguen fastidiando. Hay más de 200 síntomas de COVID persistente y no todas las personas reaccionan igual, todo depende de la predisposición. Esto genera una complicación para el diagnóstico y para el tratamiento”, explicó el doctor Eduardo Cuevas Barragán, en entrevista con El Heraldo de México.

Doctor Eduardo Cuevas Barragán. Foto: Especial

Durante esta temporada invernal, existe la posibilidad que las personas que padecieron coronavirus estén más propensas a alergias y con el sistema inmune debilitado también a gripes en cualesquiera de sus tipos. Especialmente porque son pocos los que siguen terapias postCOVID.

“Más del 66 por ciento de los pacientes que tuvieron COVID, tanto en Europa como en Estados Unidos, deben tener asistencia médica posterior a la recuperación de COVID. En Latinoamérica, el nivel es más bajo porque la gente no va a atención, pero todas las personas que lo padecieron tienen secuelas y hoy se le llama COVID persistente. De alguna u otra manera genera mayor propensión a trombosis, problemas del sistema nervioso central, menor capacidad respiratoria que con el tiempo se complicará y una mayor probabilidad de infartos, ya se está viendo por parte de cardiólogos”.

¿Qué es la plasticidad celular?

Los médicos están tratando pacientes con unas gotas nasales (Nasoil) que intentan corregir esas roturas en la estructura celular del organismo. Es como crear una maquina barredora en el sistema inmunitario especialmente el relacionado con la respiración para expulsar al virus mientras regenera las células.

“La plasticidad celular es la capacidad que tiene la célula de regresar a sus condiciones originales. Se dice que perdió su plástica cuando ya no puede regresar tanto en cuestión informática como en característica física. Mientras la célula esté viva se puede regresar a su condición original o su cromosoma plenipotenciaria, convertirla en una célula madre. Nosotros lo que estamos haciendo es que si una célula ya se especializó en ser elastina, que es donde principalmente trabajamos, las alteraciones posteriores se van limpiando y reproduciendo a un perfil más original, para ser una elastina sana. Así los problemas de inflamación celular, fibrosis, etc., se van corrigiendo per se”.

Esta propuesta de plasticidad celular, reacciones bioquímicas y regeneración de las células ha llamado la atención en diversos países, la investigación sigue ampliándose. En realidad, los científicos iniciaron los trabajos para tratar el pie diabético, pero al aparecer el coronavirus se aplicó la base de la teoría en el sistema respiratorio y la corrección de la estructura celular, ahora se reportan mejoras en la salud de personas que sufren otros padecimientos.

“Personas con asma están reportando mejoras de 80 por ciento después de cinco meses de estar recibiendo el producto de manera preventiva a COVID. Efecto colateral se les disminuyó el problema del asma, o el problema de diabetes, o las alergias, es resultado colateral sin que sea específico para ello”, subrayó Cuevas Barragán.

CAR