Golpe, por partida triple

David perdió a su padre, a su hermana, y hoy vive inestabilidad laboral

Golpe, por partida triple
El chef dijo que no busca confrontar a la autoridad.

Hace tres años que David Alejandro Morales es chef pizzero del restaurante La Loggia, en Polanco, especializado en cocina napolitana.

De hecho, David obtuvo su certificación para hacer pizzas estudiando en Nápoles, Italia. Hoy la pandemia le ha pegado por todos lados. 

Los cierres y aperturas parciales ya consumieron todos sus ahorros. A sus 36 años tiene cinco hijos. Apenas en diciembre tuvo que enfrentar la muerte de su padre y de su hermana por COVID-19.

David se unió al cacerolazo de los restauranteros, a la rebelión de las filipinas y mandiles, que busca presionar al gobierno para que les permita abrir al 25 por ciento durante semáforo rojo. 

Desde el inicio de la semana, empleados como David están a punta de bloqueo de calles; manifestando que el cierre los asfixia tanto como el virus; abriendo fuera de norma sanitaria; golpeando cucharas contra ollas en las aceras de los restaurantes de alta cocina donde trabajan.

Ayer, el gremio restaurantero tuvo una reunión con las autoridades capitalinas en busca de reactivar al sector, que puedan coexistir con las medidas sanitarias para no disparar los contagios ni hospitalizaciones.

Una propuesta es una operación mínima, con cierres antes de las 16:00 horas y sin alcohol en las mesas.

Los dueños piden más tiempo y consumo ilimitado, con un mínimo de 25 por ciento de ocupación. La mesa de diálogo logró detener una protesta anunciada para mañana por parte de los locatarios del Centro, buscaban cerrar por cuatro horas el Eje Central y Juárez para pedir la reapertura de calles y comercios.

 

Por Manuel Durán


Compartir