Ley de Gestión Integral de Riesgos hace discrecional la entrega de recursos en desastres naturales, asegura diputada

La desaparición del Fondo de Desastres Naturales hará más burocrática la ayuda a las comunidades debastadas, advirtió María Liduvina Sandoval Mendoza

Ley de Gestión Integral de Riesgos hace discrecional la entrega de recursos en desastres naturales, asegura diputada
DENUNCIA BUROCRATIZACIÓN. Las comunidades azotadas por algún desastre natural recibirán ayuda solamente si el Poder Ejecutivo lo aprueba

La Ley de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil implica un nuevo modelo en los sistemas de atención emergente en el que los estados tendrán más responsabilidad en la planeación y atención de desastres naturales, así lo aseguró María Liduvina Sandoval Mendoza, secretaria de la Comisión de Protección Civil y Prevención de Desastres de la Cámara de Diputados.

En entrevista con Lupita Juárez y Sergio Sarmiento, la funcionaria indicó que la estrategia anterior estaba ligada a programas como el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), en el cual el gobierno federal tenía la obligación de vincularse con la inyección de recursos para atender las catástrofes ocurridas en el país.

“Ahorita no hay una obligación de tener un mínimo de recursos, pero además con lo que pretenden remover este tema de Fonden, pretenden subsidiarlo con un programa de riesgos y protección civil que no garantiza que se brinde el dinero a estados y municipios”

Esto, comentó, no da la certeza a los gobiernos locales de que recibirán algún tipo de presupuesto para enfrentarse a los desastres naturales

Recursos discrecionales 

Los recursos, agregó, se darán de forma discrecional por parte de la Federación. Esta situación, dijo, será similar en los programas de reconstrucción, los cuales dependían de un consejo que evaluaba la pertinencia de esta ayuda, pero que ahora serán atendidas por el Poder Ejecutivo a través de una coordinación entre las secretarías.

Aseguró que esta ley vuelve más burocráticos los trámites para ayudar a las comunidades y además las somete a la voluntad del presidente y no a las necesidades de la gente. Destacó que esto pone en riesgo la aportación por parte del Estado en las entidades no se tenga una buena relación con el mandatario.

“Otra cosa gravísima que cambia es la declaratoria de emergencia sujeta a actividades humanas. Hay una parte de la actividad humana que debe vigilarse y sancionarse, pero no hay un adecuado esquema de sanciones”. 

Esto, aseguró, impide que se castigue a las personas que cometan desastres en el país como el ocurrido durante las inundaciones de Tabasco. 


Compartir