PASEOS

Derrite virus visita a la nieve

Paseantes de época invernal se ausentan de las faldas de los volcanes por la pandemia

NACIONAL

·
CUIDAN ZONA. Los refugios del lugar van a ser utilizados para las emergencias. Foto: Yadín Xolalpa

Pese al comienzo de la llegada de la nieve en las zonas montañosas aledañas a la región del Parque Nacional Iztaccíhuatl-Popocatépetl, en el Estado de México, los visitantes capitalinos que acudían a disfrutar de este fenómeno natural ahora se han esfumado.

En la Ruta de los Volcanes, en Amecameca, la caída de nieve comenzó desde finales de noviembre, y aunque en años anteriores la llegada de visitantes comenzaba desde estas fechas, el coronavirus frenó su arribo por ahora.

El pasado 8 de diciembre, las nevadas volvieron al volcán Popocatépetl, a una altura de cuatro mil 200 metros sobre el nivel del mar, aunque mantiene la emisión de vapor de agua y cenizas.

Los pronósticos indican que estás condiciones van a continuar los próximos días.

La pandemia también afectó las ventas de los restauranteros y la renta de cabañas, a las que habitualmente las familias acudían tras su visita al Paso de Cortés, donde la carretera a su acceso ahora luce desolada.

Pese a ello, los puestos de venta de recuerdos navideños y los que ofrecen de bebidas en distintos puntos carreteros para llegar a este espacio continúan abiertos, a la espera de que arriben visitantes, especialmente aquellos que acuden a cortar su árbol de Navidad.

“Está baldío. Para estos momentos ya había gente visitando”, informó Ignacio Ramírez, vigilante de una caseta de acceso al Izta-Popo.

Al respecto, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) anunció la reapertura de este espacio, con las debidas precauciones sanitarias para evitar contagios del cororonavirus, la cual tendrá que ser por medio de una reservación.

Mediante una tarjeta informativa, las autoridades federales recordaron que el motivo de la reapertura de esta Área Natural Protegida se debe a su relevancia y al impulso de la derrama turística que existe en este lugar.

Por José Ríos