Adultos mayores y jóvenes con Síndrome de Down comparten experiencias en cafetería inclusiva

Celebra cafetería de jóvenes Down tres años; adultos mayores enseñan repostería

Adultos mayores y jóvenes con Síndrome de Down comparten experiencias en cafetería inclusiva
RESISTEN. Pese a la pandemia el café Córdica 21 ha mantenido sus operaciones. Foto: Adriana Luna

La experiencia de los adultos mayores y el amor que proporcionan los niños y adolescentes que tienen el cromosoma 21 van a ser la clave para brindar a ambos una mejor calidad de vida. Los primeros enseñarán sus secretos para hornear postres y, en compensación, recibirán amor y vida, dijo en entrevista con El Heraldo de México, José Rubén Ruiz, director de la escuela Córdica 21.

“El joven que tiene síndrome de Down le va a transmitir esa alegría y actitud positiva a las personas de la tercera edad. Los abuelitos van a contagiarse de esa determinación por vivir. Vamos a hacer un clic muy importante, tendrán nuevas ilusiones al estar acompañados de un joven que le va a estar motivando para que se hagan las cosas sin importar edades”, mencionó.

Cafetería inclusiva

Los adolescentes con Síndrome Down atienden además una cafetería de inclusión, que esta semana cumple su tercer aniversario. Aunque ha visto disminuir su clientela 80 por ciento a causa de la pandemia de la COVID-19, mantiene sus puertas abiertas.

“Sale para los gastos. No hemos recortado sueldos, ni tampoco a personal, porque varios son familiares de los niños y para ellos es importantísimo el ingreso. No podemos parar, ni por la cuestión económica que ellos necesitan, ni por el proyecto de inclusión porque esto desaparece”, detalló.

Hábitos marcados

La razón es que las personas con el cromosoma 21 viven con rutinas y hábitos muy marcados, por lo que se han mantenido las clases virtuales, tanto académicas como de deportes, se ha cuidado la nutrición y su individualidad.

Para el año 2021 el reto es crecer los talleres de repostería y que desarrollen más habilidades, su autoestima cambia drásticamente al ser económicamente activos. 

Por Adriana Luna


Compartir