Diabetes aumenta en México en el último sexenio

En México hubo un aumento de 2.4 millones de personas que viven con diabetes en el último sexenio

Diabetes aumenta en México en el último sexenio
Diabetes aumenta en México en el último sexenio: Especial

En México hubo un aumento de 2.4 millones de personas que viven con diabetes en el último sexenio, de acuerdo con estimaciones hechas a partir de la versión más reciente de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2018-2019).

El porcentaje de población con diabetes subió de 9.2 a 10.3 entre 2012 y 2018, de acuerdo con esta medición.

A partir del total de habitantes que había en esos años, El Heraldo de México estimó, en el contexto del Día Mundial de la Diabetes, que esto significa haber pasado de 10.5 a más de 13 millones de habitantes con esta condición de vida, una diferencia de más de 2 millones 430 mil personas.

Esto significa que una de cada 10 personas en nuestro país tiene diabetes, pero la Federación Internacional de Diabetes plantea que en el mundo, por cada persona diagnosticada hay otra más que tiene la enfermedad y no lo sabe, por lo que la prevalencia podría alcanzar hasta 20% de población en México.

Raúl Padilla Flores, de 58 años de edad es uno de los más de 13 millones de mexicanos con diabetes tipo 2. Hace 11 años fue diagnosticado después de perder 10 kilos, tener mucha sed e iba muchas veces al baño.

“Le da a uno el bajón cuando te diagnostican, porque mis tíos han muerto de esa enfermedad, entonces piensas que te vas a morir, pero siempre hay que pensar positivo”, dijo el vecino de Nezahualcóyotl.

Erika Backhoff Allard, subdirectora del área psicoeducativa en la Asociación Mexicana de Diabetes, precisó que una persona puede vivir ya con diabetes sin percibir síntomas abruptos, por lo cual es muy importante que todas las personas se midan la glucosa una vez al año.

“Si la identificas a tiempo, lo puedes tratar y con tratamiento puedes vivir una larga vida con calidad”, añadió.

Los niveles de azúcar en ayuno deben estar entre 70 y 99, pero si pasa de 126 es un signo de diabetes.

Si la prueba de glucosa se hace dos horas después de comer, el resultado normal no debe pasar de 140, añadió la especialista.

Cuando se sobrepasa los 200 miligramos por decilitro, también es una alerta de diabetes.

La diabetes tipo 2, que se presenta en 95% de los casos, es prevenible mientras que la tipo 1 es autoinmune y no se puede evitar.

Erika Backhoff señaló que ser latino y tener familiares con diabetes predisponen a la población mexicana a este padecimiento. Sin embargo, es posible prevenirlo y eso depende de cambiar factores de riesgo como mala alimentación, sedentarismo, evitar fumar, ni tomar alcohol.

Por la diabetes Raúl Padilla perdió algunos dientes y su agudeza visual disminuyó.

Las complicaciones más serias que se derivan de una diabetes mal controlada son ceguera, insuficiencia renal crónica, sufrir enfermedades del corazón e incluso la muerte. De hecho la diabetes es la tercera causa de mortalidad en México.

Al llevar una vida más saludable, don Raúl logró controlar esta enfermedad, con la que ha vivido 11 años.

Dejó de consumir refresco, pan, alimentos con mucha grasa, y aquellos con azúcar. Ahora, por ejemplo, asegura que le encanta beber agua simple y en lo que trata de mejorar es en realizar actividad física pues su trabajo es muy desgastante.

Raúl empezó a inyectarse insulina hace cinco años como parte del tratamiento para su diabetes tipo 2.

A raíz de la pandemia de COVID-19, hubo cambios en la operación de su clínica del ISSSTE, que complicaron recibir este medicamento, el cual requiere surtirse cada mes.

“Antes se podía hacer una cita por teléfono pero con la pandemia hay que ir muy temprano a la clínica para sacar cita y receta, es un poco molesto llegar a las 3 de la mañana para formarse y te atiendan a las nueve o 10 de la mañana”, añadió.

Algunos doctores dan un trato “un poco agresivo” por intentar no contagiarse y mantener la sana distancia, pero eso dificulta más el seguimiento de los pacientes porque ahorita “no hay consultas”, mencionó Raúl, quien trabaja como custodio en un centro penitenciario de la Ciudad de México.

Ana Laura Segundo, líder de educación en diabetes de la compañía BD Ultrafine, dijo a El Heraldo de México que la emergencia por COVID afectó el seguimiento de los pacientes con diabetes en las clínicas.

Señaló que lo más importante es mantener el apego al tratamiento, pues una diabetes mal controlada representa un mayor riesgo de agravarse en caso de un contagio de coronavirus SARS-CoV-2.

A 11 años de vivir con diabetes, el señor Padilla cambió su visión sobre esta enfermedad.

“No hay que tener miedo, hay que tomarlo con mucha seriedad y se puede vivir bien, con calidad por muchos años, solo hay que adaptarse”, afirmó Raúl.

Más allá de la pandemia, Ana Laura Segundo recordó que la diabetes por sí misma es una emergencia sanitaria en México, declarada desde 2016 por la secretaría de Salud.

“El panorama no es alentador”, advirtió Segundo, pues tres de cada cuatro adultos tienen sobrepeso u obesidad en el país, derivados de una mala alimentación, y estos padecimientos van en aumento entre los niños y adolescentes, de hecho México es el primer lugar mundial en obesidad infantil.

Las especialistas Ana Laura Segundo y Erika Backhoff, también señalaron que es clave aumentar el alcance de la educación en diabetes para prevenir más casos. A su vez, Backhoff Allard llamó a las autoridades con cubrir al 100 por ciento el tratamiento de las personas con diabetes tipo 1. 

Por Gerardo Suárez


Compartir