'La verdad cala”: INAI a servidores públicos

'La verdad cala”: INAI a servidores públicos
'La verdad cala”: INAI a servidores públicos
El presidente del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI) y Protección de Datos, Francisco Javier Acuña, aseguró que a pesar de los avances en materia de transparencia y corrupción aún hay resistencia de parte de las instituciones a rendir cuentas. “La verdad cala”, dijo Acuña en entrevista con El Heraldo de México. Sobre la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en torno a que la Ley 3 de 3 que se impulsó desde las organizaciones ciudadanas y académicas- sí debe respetar conceptos de privacidad, el Presidente del INAI aseguró que por más que un político quiera “abrir al sol” sus datos, la ley sí o sí debe garantizar el derecho a la privacidad no sólo del servidor público sino de su familia. “No es un retroceso, es un ajuste”, dijo. Acuña aseguró que están a la espera del nombramiento del Fiscal Anticorrupción pues es la figura que garantizará que se castigue penalmente el abuso de parte de cualquier funcionario. -¿La impugnación ante la Suprema Corte de artículos de la Ley 3 de 3 por parte del PAN y PRD es parte de la resistencia a la transparencia? -Puede verse así quizás, pero no se nos olvide que los puntos que resuelve la SCJN tienen que ver con enclaves de privacidad de los funcionarios públicos que son irrenunciables. Por más transparente que quieras ser como político o como funcionario activo en funciones, no puedes comprometer aspectos de la privacidad de tus familiares. -¿La decisión de la Corte de suprimir datos personales de las declaraciones patrimoniales es un retroceso o se refinan los mecanismos? -Es un ajuste de los mecanismos de transparencia en México. La idea de la Ley 3 de 3 es muy buena pero tenemos que entender que hay aspectos que van a tener que quedar en la entera discrecionalidad de quien lo quiere asumir plenamente. https://youtu.be/eT7DO48GOfM -¿Qué mensaje envía a los políticos y funcionarios públicos de México, sobre todo para los que se opusieron desde un inicio a la Ley? -No hay ganadores o perdedores, hay procedimientos diferenciados de calibraje, que al final permiten que se afirmen las cosas. Yo creo que el procedimiento, en términos amplios, es bastante satisfactorio para los impulsores. -¿Qué representa sentarse en la silla principal del INAI en uno de los momentos de mayor enojo social por los actos de corrupción en el país? -Tiene un peso muy grande y de mucho compromiso, de mucha sensibilidad a esta irritación ciudadana. La gente es escéptica a la transparencia a consecuencia del la respuesta incoveniente e inaceptable y por la actitud huidiza de las instituciones a reconocer lo que es la verdad, y la verdad pesa duro y hondo. El INAI entonces juega un papel de interlocutor ciudadano entre un institucionalismo que no deja de estar renuente de alguna o muchas maneras a facilitar y entregar la información solicitada de forma correcta, veraz y adecuada y entre un ciudadano cansado, molesto y todavía esperanzado en encontrar nuevas vías para encontrar respuestas a sus reclamos. La transparencia ha venido a aportar mayor claridad sobre lo bueno y sobre lo malo que se hace, y claro, lo malo nos molesta mucho a todos. El INAI lo que busca ser es un termómetro de la veracidad pública. [caption id="attachment_33044" align="aligncenter" width="1024"]El presidente del INAI, Francisco Javier Acuña, aseguró que a pesar de los avances en materia de transparencia aún hay resistencia El presidente del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI) y Protección de Datos, Francisco Javier Acuña. Foto: Leslie Pérez - El Heraldo de México[/caption] -¿Qué tan poderosa continúa siendo la resistencia institucional a la transparencia? -La resistencia a la veracidad, a los controles directos y a los indirectos será siempre natural, es instintiva. A todos los cala la verdad. A las instituciones públicas, incluso a las encargadas de velar y garantizar la transparencia nos llegan solicitudes de transparencia –hacia su ejercicio- que nos dejan momentáneamente inquietos pero estamos convencidos que tenemos que honrar nuestro papel. La actitud hacia la transparencia pasiva, solapadora y hasta frontal se da y se va a dar siempre, porque de lo contrario no se hubiera requerido una institución encargada de hacer que otras instituciones muestren lo que han hecho y deben hacer. -¿Qué consecuencias tiene la falta de nombramiento de un fiscal anticorrupción? -Impide que haya una función persecutora de los delitos de corrupción en sus diversas modalidades. En esa materia, México está entrando a una dinámica nueva para encontrar las proporciones criminales a la corrupción, y todavía nos falta porque no está aprobado el fiscal anticorrupción y parece que no va a pasar pronto, por lo que escuchamos del Congreso. Pero con ese esquema anticorrupción siempre habrá quien se sienta molesto o irritado. Debe hacer un sistema de persecución contra quien cometa delitos de corrupción. Ahí falta esa parte humana que pueda dar instrumentación a las normas y procedimientos previstos en el Sistema Nacional Anticorrupción. POR LUIS PÉREZ LUIS.PEREZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX

ADEMÁS:

Fiscalía Anticorrupción: fichas de cambio

Corrupción municipal: El reto

Peña: Sexenio de corrupción e impunidad


Compartir