ESTADOS UNIDOS

EU quería solidaridad de México: Jeffrey Davidow

El gobierno de Vicente Fox no sabía cómo actuar ante la tragedia, señala exembajador de EU

MUNDO

·
El gobierno de Vicente Fox no sabía cómo actuar ante la tragedia, señala exembajador de EU

La reacción del gobierno mexicano a los sucesos del 11 de septiembre fue confusa, en principio, y aunque luego hubo una enorme colaboración, faltó la solidaridad que el entonces embajador estadounidense Jeffrey Davidow y su país hubieran deseado.

"Sólo creo que el periodo desde el 11 de septiembre hasta la semana o dos semanas siguientes indicó la ambivalencia en México", recordó, para luego puntualizar "la primera reacción en Washington a la reacción de México fue muy negativa".

De hecho, "sólo queríamos un abrazo", comentó Davidow durante una conversación con El Heraldo de México, en la que subrayó que luego de los atentados, EU se encontraba en un muy difícil momento emocional.

El resultado fue un desplome temporal en las relaciones bilaterales, luego del promisorio inicio de los gobiernos de Vicente Fox, en México, y George W. Bush, en Estados Unidos.

"La reacción del gobierno mexicano fue bastante confusa. Realmente no sabían qué decir ni cómo actuar", sobre todo luego de los primeros meses de gobierno de los presidentes Fox y Bush y originó preguntas de "¿Dónde está Fox?".

"Hubo confusión, malentendidos. No duró", dijo Davidow, que sin embargo y a pesar de la mejoría posterior, consideró que las relaciones no volvieron a lo que pareció un futuro promisorio por la frecuencia de los encuentros entre Fox y Bush.

"Creo que el problema real es que después del 11 de septiembre, el foco de la Casa Blanca se centró por completo en esta cuestión de la guerra contra el terrorismo. Y entonces no había mucho tiempo para dedicar a las relaciones con México".

Con todo, agregó que "a pesar de todos los problemas políticos del gobierno mexicano, en cuanto a sus servicios de inteligencia y otros, actuaron muy rápidamente ante cualquier solicitud sobre posibles terroristas o búsqueda de información. Hubo muy buena cooperación en ese sentido".

Ciertamente "hubo confusión, hubo malentendidos". Davidow recordó que el entonces canciller mexicano, Jorge Castañeda, dijo "algunas cosas que fueron malinterpretadas por la prensa. Particularmente que México debería estar apoyando a EU, y en la prensa en México se dijo que para enviar tropas para ayudar a EU".

Bush había dicho al mundo, en general, "estás con nosotros o estás contra nosotros". Y los mexicanos dijeron que no lo harían, "y ese fue el titular en Estados Unidos, de que México se niega a ayudarnos".

Por eso, apenas dos semanas, 10 días después, "Fox voló a Estados Unidos para reunirse con Bush y tratar de aclararlo".
El hecho es que luego del 11 de septiembre, "Fox realmente no sabía qué decir", debido al debate político y mediático sobre cuál debería ser la posición de México.

Fox inicialmente formuló la idea de ayudar a Estados Unidos, en ese momento, "y lo golpearon". Davidow recalcó que todo lo que los estadounidenses deseaban de México era un gesto de comprensión, de apoyo.

Fox, en cambio, se centró en asegurar "que los gringos no nos arrastrarán a una guerra o algo así", comentó Davidow, que escribió un libro con el título de "El Oso y el Puerco Espín" para ilustrar la relación bilateral. "(La situación) fue un reflejo interesante de la dualidad en la confusión en la forma en que EU y México se tratan y piensan el uno en el otro". 

DZA