EL AGUACATE

Aguacates acaban con los elefantes; te explicamos la triste historia

Este problema se da en Kenia, que es un territorio fértil para el cultivo de aguacates; esto desencadenó un mercado negro que destruye el hábitat natural de los elefantes para sembrar este fruto. 

Se da prioridad a la generación de dinero que a la vida animal. Foto: Especial.
Escrito en MUNDO el

Se podría pensar que la caza furtiva es el principal enemigo de los elefantes de las zonas naturales protegidas en Kenia, pero no es así. También la ¡producción de aguacates los pone en riesgo de muerte! 

Y es que a pesar de los esfuerzos de conservación que ha realizado el Estado para proteger a los elefantes, cada vez con mayor celeridad la especie se enfrenta a obstáculos que no pueden sortear del todo. Y es que Kenia es un territorio fértil para el cultivo de aguacates, un mercado que creció en los últimos años; esto desencadenó un mercado negro que destruye el hábitat natural de los paquidermos para sembrar este fruto. 

Uno de estos casos se da cerca de Amboseli, donde ya se extienden más de 70 hectáreas de tierra destinada a la agricultura. Como es de esperarse, los dueños de las granjas refutan cualquier cuestionamiento con respecto a la destrucción e invasión de zonas naturales, de acuerdo con ellos, el desarrollo “no representa una amenaza para la vida silvestre y genera trabajos muy necesarios en tierras ociosas“.

Prefieren el dinero a la vida animal

Este problema se debe también en gran medida al crecimiento de la población humana en el país, ya que la construcción de estructuras urbanas deteriora el bienestar de las especies silvestres kenianas.

El Estado se ha cuestionado seriamente qué tiene más peso: alimentar a sus pobladores, incentivar el comercio o salvaguardar el equilibrio ecológico al interior del país, pero el poder económico se abre paso vorazmente, ya que al premiar la producción y generación de capital, los elefantes se quedan sin los recursos naturales que necesitan para desarrollarse con salud, por lo que se desenvuelven en condiciones precarias. 

Otro caso de esto se da a las faldas del Kilimanjaro, donde una nueva fuerza agrícola emerge a costa de la vida silvestre. Con ingresos de más de 100 millones de dólares al año, el aguacate se impone ante las necesidades elementales de la diversidad en el país.

msb