ORBE

Piden más compromiso de los gobiernos para la COP26

Con las metas actuales, la temperatura promedio mundial aumentará 2.7 °C. La ONU advierte a los gobiernos que los esfuerzos no son suficientes

MUNDO

·
En Reino Unido se muestran las consecuencias del cambio climático. Foto: REUTERS

Los compromisos actuales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero encaminan al planeta a un aumento medio de la temperatura de 2.7 grados celsius (°C) este siglo, según un informe de Naciones Unidas publicado ayer, en otra advertencia antes de las conversaciones sobre el clima en Glasgow.

Los gobiernos serán el centro de atención en la conferencia COP26 que se celebrará la semana próxima, en lo que podría ser la última oportunidad para que el mundo se oriente a limitar el calentamiento a menos de 2 °C por encima de los niveles preindustriales e, idealmente, a 1.5 grados celsius.

En agosto, un informe de la ONU advirtió que el calentamiento global, debido a las emisiones de gases de efecto invernadero, podría superar los 1.5 °C en las próximas dos décadas.

Sin embargo, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo el lunes que "no es seguro" que la ronda de negociaciones más importante de la ONU desde el Acuerdo de París de 2015 obtenga las metas necesarias para hacer frente al cambio climático.

Y la Organización Meteorológica Mundial de la ONU señaló, antes del evento de dos semanas que comienza en Escocia, que las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron un récord el año pasado y que el planeta está "muy lejos" de frenar el aumento de las temperaturas.

El informe anual sobre la "brecha de emisiones" del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que mide la diferencia entre las emisiones previstas y las que son compatibles con la limitación del aumento de la temperatura en este siglo, tal y como se acordó en el Acuerdo de París, dijo que los compromisos actualizados sólo reducen las emisiones previstas para 2030 en un 7.5% adicional, en comparación con las metas anteriores.

Si se mantiene a lo largo de este siglo, esto llevaría a un calentamiento de 2.7 °C, algo menos que los 3 °C que el PNUMA preveía en su último informe. Se necesita una reducción de 30% para limitar el calentamiento a 2 °C y de 55% para que quede en 1.5 °C.
Según el informe, los compromisos actuales de cero emisiones netas podrían limitar el calentamiento a unos 2.2 °C a finales de siglo, pero las metas para 2030 no sitúan a los principales emisores en una senda clara para conseguirlo.

Una lluvia repentina en Catania arrasó ayer con decenas de autos. Foto: REUTERS



URGEN ACCIONES

Los datos más recientes de la ONU muestran que 143 países, que representan alrededor de 57% de las emisiones mundiales, han presentado planes de reducción de emanaciones nuevas o actualizadas antes de la COP26 y se estima que sus emisiones totales se situarán en torno a 9% de los niveles de 2010 para 2030, si se aplican en su
totalidad.

Pero si se toman en conjunto todas las promesas de los 192 países en el marco del Acuerdo de París, se calcula un aumento de alrededor de 16% en las emisiones mundiales para 2030 en comparación con 2010, lo que llevaría a un calentamiento de alrededor de 2.7 °C.

"Este informe es otra clamorosa llamada de atención. ¿Cuántas necesitamos? La brecha en las emisiones es el resultado de una brecha en el liderazgo", dijo el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en una rueda de prensa.
China e India, responsables de cerca de 30% de las emisiones mundiales, aún no han asumido mayores compromisos.

"La era de las medias tintas y las promesas vacías debe terminar. El momento de cerrar la brecha de liderazgo debe comenzar en Glasgow".

Para 2030, para alcanzar el límite de 1.5 °C, las emisiones anuales de gases de efecto invernadero deben reducirse en 28 gigatoneladas adicionales de CO2, o bajarse a la mitad desde los niveles actuales.

PAL