¿Es bueno o malo acariciar a los gatitos? La ciencia te explica la respuesta

Los gatos a diferencia de los perros, siguen siendo animales en los que sus instintos prevalecen

¿Es bueno o malo acariciar a los gatitos? La ciencia te explica la respuesta
Imagen ilustrativa de gatito. Foto: Pixabay

Si tienes un gatito en casa seguramente te encuentras muy acostumbrado a acariciarlos y piensas que es una gran demostración de amor hacia estos grandes amiguitos, sin embargo esto puede causarles mucho estrés.

De acuerdo con una investigación de un gran grupo de científicos provenientes de la Universidad de Lincoln (Reino Unido), la Universidad de Sao Paolo (Brasil) y la Universidad de Medicina Veterinaria (Austria) revela que nuestros michos pueden padecer grandes cantidades de estrés si se les acaricia con frecuencia.

Este estudio señala que los gatos si toleran ser acariciados sin importar si las disfrutan o no, sin embargo si esto sucede con regularidad los termina estresando demasiado.

Imagen ilustrativa de gatito. Foto: Especial.

¿Cómo puedo saber si mi gato disfruta mis caricias?

Los gatos a diferencia de los perros, siguen siendo animales en los que sus instintos prevalecen, no como los canes quienes estan ya totalmente domesticados.

Los gatos tienen aún muy activados sus instintos, sobre todo los relacionados con la cacería. Por otro lado se sabe que los gatos son animales que prefieren vivir lejos de otros gatos y estos no están a gusto con las caricias, sin embargo sí pueden acostumbrarse a ellas durante las primeras siete semanas de vida, por lo que si se acostumbran a las caricias en este tiempo es muy probable que las disfruten.

Si tu gato disfruta las caricias lo sabrás si ellos:

  • Mantienen la cola erguida y son ellos quienes inician el contacto
  • Te ronronea y te amasa con las patas delanteras
  • Mueve suavemente la cola de lado a lado 
  • Te empuja con cariño si detienes las caricias

Por el contrario sabrás que no le gustan si:

  • Mueve o voltea la cabeza
  • Se muestra pasivo 
  • Parpadea de forma exagerada, sacude la cabeza o se lame la nariz.
  • Se asea apresuradamente durante poco tiempo.
  • Se le eriza el pelo

mavr

 


Compartir