Pueblos Mágicos: Conoce la leyenda del FANTASMA de Real de Catorce llamado "El Jergas" ¿Mataba a mineros?

Algunos pueblos guardan historias que quizá no deberías intentar revivir

Pueblos Mágicos: Conoce la leyenda del FANTASMA de Real de Catorce llamado "El Jergas" ¿Mataba a mineros?
Real de Catorce fue un pueblo minero que acumuló grandes riquezas. Foto: Especial

Los Pueblos Mágicos son una verdadera oportunidad para disfrutar de las bellezas arquitectónicas, naturales y culturales en todo el territorio mexicano, son una forma de poder enorgullecernos cada día con la majestuosidad que ofrece cada rincón, ya sea desde la playa, el bosque o las selvas tropicales que posee nuestro país.

Además de la oferta gastronómica e histórica, los pueblos mágicos nos brindad identidad y la oportunidad de enriquecer nuestra vida personal de una manera plena, sin embargo, los algunos lugares esconden historias que quizá solo es mejor escuchar que vivirlas en carne propia, tal como el caso de Real de Catorce y el fantasma que recorre su Pueblo Mágico.

Pueblo fantasma

Este antiguo pueblo minero quedó abandonado por la mayoría de sus habitantes luego de ya no producir más plata ni oro para su extracción, motivo por el cual se convirtió en un lugar fantasma en medio de su majestuosos desierto y las bellas puestas de sol que ofrece este mágico lugar en San Luis Potosí, sin embargo se dice que hay una sola persona que ni muerto abandonó este lugar.

Se dice que el alma de El jergas deambula por las minas durante el día y la noche, cuenta la leyenda que fue un minero que murió trágicamente mientras trabajaba en una mina y que se aparecía ante los mineros que trabajaban solos, algunos aseguran haberlo visto deambular en éste misterioso lugar vistiendo botas, casco y ropa de trabajos de minero pero de la antigua época, cuando el pueblo minero se encontraba en su máximo esplendor.

Leyenda

Se dice que ante los rumores de la presencia de El jergas los mineros comenzaron a salir en grupo ya que éste se presentaba ante algún solitario minero y le daba la orden de que tenía que regresar a trabajar, con la finalidad de "perderlo" en los ´túneles escondidos y zonas de difícil acceso de las minas, de las cuales sólo podía salir con ayuda de alguien más, sin embargo no siempre tenían suerte y éstos quedaban a su suerte abandonados y olvidados como el pueblo.

Aunque no a todos perdía ni hacía daño, en algunos casos El jergas llevaba a los mineros a zonas de minas de las cuales podía extraer gran cantidad de minerales o hacía que en los bolsillos de los mineros aparecieran hermosas piedras o "pepitas" de oro y plata, en algunos casos iba dejando pertenencias del minero para que lo encontraran pronto. Algunos habitantes aseguran que aún se puede ver caminando por los rincones y en algunas minas a éste travieso fantasma.

 

avh 

 


Compartir