SALUD

Ácido en el AGUCATE y aceite de oliva podría prevenir la esclerosis múltiple

El ácido oleico que se encuentra en el aguacate. aceite de oliva y otros alimentos, podría ayudar a los pacientes con esclerosis múltiple

Un cambio en la alimentación de los pacientes podría ayudar a tratar a algunas personas con la enfermedad autoinmune. Foto: Pixabay
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Los alimentos con alto contenido de ácidos grasos oleicos, como el aguacate y el aceite de oliva, podrían ayudar a los pacientes con esclerosis múltiple, según revelo recientemente una investigación realizada por científicos de la Universidad de Yale.

El estudio, que se publicó en la revista The Journal of Clinical Investigation, explica que la respuesta anormal del sistema inmunológico que causa la esclerosis múltiple (EM) al atacar y dañar el sistema nervioso central, puede deberse a una falta de ácido graso. 

El hallazgo sugiere que un cambio en la alimentación de los pacientes podría ayudar a tratar a algunas personas con la enfermedad autoinmune. Este tipo de ácido graso se encuentra en: aceites de cocina (como el de oliva), carnes (res, pollo y cerdo), queso, nueces, semillas de girasol, huevos, pasta, leche, aceitunas y aguacate.

Este tipo de ácido graso se encuentra en el aceite de oliva y otros alimentos. Foto: Pixabay

El ácido contra la esclerosis múltiple

Los científicos dieron a conocer que el tejido graso en pacientes diagnosticados con EM carece de niveles normales de ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado. Esto conduce a una pérdida de los sensores metabólicos que activan las células T, encargadas de mediar la respuesta del sistema inmunológico a las enfermedades infecciosas. 

Sin los efectos supresores de estas células T, el sistema inmunológico puede atacar a las células sanas del sistema nervioso central y causar algunos padecimientos importantes, como la pérdida de visión, dolor, falta de coordinación y otros síntomas.

Cuando los investigadores introdujeron ácidos oleicos en el tejido graso de pacientes con EM en pruebas de laboratorio, los niveles de células T reguladoras aumentaron.

David Hafler, uno de los investigadores, señaló que la obesidad desencadena niveles poco saludables de inflamación y es un factor de riesgo conocido para la EM, una observación que lo llevó a estudiar el papel de la dieta. Sin embargo, advirtió que se necesitan más estudios para determinar si una dieta rica en ácido oleico puede ayudar.