¿Los bebés pueden experimentar estrés tóxico?

Las experiencias tanto positivas como negativas moldean el cerebro de los bebés

¿Los bebés pueden experimentar estrés tóxico?

De acuerdo a información publicada por el Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard, desde el periodo prenatal y durante la primera infancia, etapa de vida que comprende de los 0 a los 6 años de vida, las experiencias que vivan las niñas y los niños tienen un impacto duradero sobre la arquitectura del cerebro.

Si bien los genes establecen el bosquejo del desarrollo, son las experiencias las que moldean el proceso que establece si el cerebro tendrá cimientos frágiles o fuertes teniendo consecuencias en su salud presente, futura, así como en su comportamiento y aprendizaje. 

Además, es durante la primera infancia que el cerebro experimenta un crecimiento más rápido en comparación de las etapas posteriores de la vida, por lo que las experiencias tanto positivas como negativas moldean el cerebro de los bebés durante sus primeros años de vida. Ilma Torres, especialista en Pediatría del Desarrollo, del Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG) explica que, es muy importante que los bebés no estén expuestos a algún tipo de violencia ya que cuando esto sucede su cuerpo y cerebro entran en estado de alerta, y si es de manera frecuente, esto sobrecarga el sistema de desarrollo del cerebro. A este tipo de respuesta se le llama estrés tóxico.

¿Los bebés pueden experimentar estrés tóxico? 

La especialista en Pediatría del Desarrollo afirma que sí puede experimentarlo ya que no es algo exclusivo de niños o personas adultas. Cuando un bebé experimenta este tipo de estrés de manera temprana y constante, incluso desde el periodo prenatal, puede producir un daño en su salud física y mental tanto presente como futura.

La evidencia científica indica que cuando el cerebro se mantiene en estado de alerta constante, las conexiones neuronales ubicadas en las áreas encargadas del aprendizaje y razonamiento se debilitan; una de las graves consecuencias que provoca el maltrato es que el cerebro deja de hacer otras acciones que son muy importantes por lo que los bebés dejan de aprender, explorar el entorno y mantener la atención, entre otras consecuencias.

Para finalizar, la experta comenta que la arquitectura básica del cerebro se desarrolla desde antes del nacimiento y se prolonga el resto de la vida, por lo que es muy importante que las y los bebés tengan relaciones estables y enriquecedoras durante sus primeros años de vida ya que para lograr una fuerte arquitectura cerebral requieren de relaciones estables, cálidas e interactivas con los adultos, para su bienestar y sano crecimiento. 

¿Quieres saber más?

Hospital Infantil de México Federico Gómez

http://himfg.com.mx/

Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard

https://developingchild.harvard.edu/

 

 

Natalia Bojorge Garza

Coordinadora de Comunicación, Pacto por la Primera Infancia

Redes sociales: @Pacto1aInfancia


Compartir