Martin Scorsese intentó disparar a un directivo de Columbia y Quentin Tarantino explica la razón

El director italoestadounidense había terminado Taxi Driver en 1976, pero los directivos de Columbia Pictures y la MPAA le pidieron que la editara por el nivel de violencia

Martin Scorsese intentó disparar a un directivo de Columbia y Quentin Tarantino explica la razón
Los directores Martin Scorsese y Quentin Tarantino comparten desde hace años una amistad. Foto: Especial

Hollywood está lleno de historias, anécdotas y mitos, por lo que no es de extrañar que alguien tan reconocido como Martin Scorsese haya sido el protagonista de uno de estos momentos, en el cual, se dice, habría intentado disparar a uno de los directivos de Columnia Pictures, por un motivo que frustró al director en su momento.

Con sus 25 películas como director, Scorsese ha demostrado su amor por el séptimo arte, pero también nos ha llevado a lugares oscuros, pues la mayoría de sus películas cuentan historias crueles y de momentos en el que los gánsters tenían el control sobre las calles, especialmente de Nueva York, donde ocurren la mayoría de sus narrativas.

Sin embargo, hace un par de años el también director Quentin Tarantino compartió una anécdota —la cual no confirmó si es verídica— de cuando Scorsese terminó de grabar Taxi Driver (1976) y de las dificultades que conllevó el estreno de este filme, que es considerado uno de los mejores del realizador y por la que muchos creen que el italoestadounidense merecía ganar el Oscar.

Martin Scorsese
Jodie Foster, Robert de Niro y el director Martin Scorsese durante el rodaje de Taxi Driver. Foto: Especial

De acuerdo con el relato de Tarantino, Scorsese, de tan sólo 34 años, había terminado de grabar Taxi Driver, algo por lo que cualquier otro director se habría sentido feliz, pues el trabajó que llevó hacerla no fue nada sencillo. Pero cuando presentó su película a los directivos de Columbia Pictures y a la MPAA (Asociación de Películas de América, encargada de la clasificación por edades), la alegría se le esfumó al joven director, ya que la clasificaron con una "X", lo que significaba que sólo podía ser vista por adultos. 

"Scorsese tenía que enfrentarse a haber hecho una obra maestra, ya que él pensaba que era perfecta, y verse obligado a destrozarla", explicó Tarantino, pues al director de Taxi Driver sólo le dieron dos opciones para que obtuviera la clasificación "R": cortarla él mismo o lo harían los de Columbia Pictures, lo que muchas veces termina siendo un tremendo fiasco.

Después de haber recibido la mala noticia, Scorsese se fue a su casa y, según la leyenda que narró Tarantino, estuvo despierto toda la noche, bebiendo hasta que terminó borracho, lo que no era muy extraño para la época, sino que el director tuvo como compañera de tragos una arma cargada, con la que, se dice, pretendía dispararle al directivo de Columbia por hacerle cortar su película.

La historia se supo porque durante la madrugada llegaron algunos de los amigos de Scorsese y otros directores para hablar con él, mientras lo intentaban convencer de que no hiciera una locura, sin embargo, el objetivo del italoestadounidense era clara.

Martin Scorsese
Taxi Driver fue seleccionada para su preservación en el National Film Registry, por ser "cultural, histórica y estéticamente significativa". Foto: Especial

Tras varias horas de estar bebiendo y charlando, Scorsese se empezó a obsesionar con una idea, la cual disipó todo rastro de usar el arma cargada. Al joven director se le ocurrió "la idea de la desaturación que (el director de fotografía) Oswald Morris usó en Moby Dick, de John Huston. Por lo que al final de Taxi Driver vemos que la parte del tiroteo la sangre pasa de roja a una sangre púrpura", lo que fue aceptado por los directivos de Columbia y la MPAA, y le otorgaron al largometraje la codiciada clasificación "R".

Tarantino concluyó el relato diciendo que Scorsese encontró una solución que lo hizo feliz, pues no tuvo que editar nada de su película, sólo emplear un recurso para que la escena violenta que asustó a los directivos se les hiciera menos impactante, y "en lugar de matar al de Columbia supo presentar un corte final. Y ya, todos fueron felices".

El resto es historia, pues Taxi Driver recaudó más de 28 millones de dólares, superando su presupuesto de 1.3 millones de dólares, además de obtener varios premios, entre ellos la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes y cuatro nominaciones al Óscar.

En el año 1994, fue considerada "cultural, histórica y estéticamente significativa" por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el National Film Registry.

hmm


Compartir