SAT

SAT: Pagar tus tarjetas de crédito con efectivo te causaría problemas fiscales

El pago a tiempo de los créditos contraídos es esencial cuando se trata de cuidar tu historial, sin embargo debes cuidar de adquirir problemas con el fisco

ECONOMÍA

·
Si eres de los que paga sus tarjetas de crédito con efectivo, ten cuidado, ya que el SAT podría hallar ciertas discrepancias. FOTO: Pixabay

No cabe duda que realizar los pagos de las tarjetas de crédito a tiempo es una buena manera de mantener la salud financiera y además evitar caer en el buró de crédito, sin embargo, la recomendación para aquellos usuarios de los plásticos es que preferiblemente efectúen los pagos mediante transferencia y no con efectivo ya que esto puede ocasionarles problemas con el Servicio de Administración Tributaria (SAT). 

La razón de esto es que al pagar con dinero en efectivo los créditos contraídos, el fisco puede hallar discrepancias con tus números y esto entorpece el rastreo de los recursos económicos que la autoridad fiscal realiza, lo que da pie a que el SAT sospeche de aquellas cuentas que tengan ingresos superiores a las que el contribuyente declara. 

En aquellos casos en que la autoridad fiscal determine como sospechoso algún pago realizado en efectivo a tu tarjeta de crédito, el SAT pondrá en marcha un proceso conocido como "discrepancia fiscal", el cual va en prejuicio del contribuyente debido a que no podrá comprobar si ya pagó el impuesto correspondiente a este dinero

El SAT se puede amparar 

Pagar los insumos adquiridos por el contribuyente mediante medios electrónicos es una de las maneras más eficientes de evitar discrepancias con la autoridad tributaria. FOTO: Pixabay

En algunos caos este proceso podría llevar al SAT a ampararse con La Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), en la cual se establece que cualquier persona física puede someterse a dicho procedimiento en los casos en que se logre comprobar que los gastos realizados durante un año son superiores a los ingresos que previamente declaró el contribuyente. 

Para evitar una controversia de esta magnitud se sugieren a los contribuyentes otras opciones para pagar sus tarjetas; tales como realizar transferencias bancarias, lo que permitirá al SAT verificar que en efecto ya se han pagado los impuestos correspondientes al dinero que se utilizó para pagar los plásticos, y da certeza al fisco de la procedencia de los ingresos.

Pagar los insumos adquiridos por el contribuyente mediante medios electrónicos es una de las maneras más eficientes de evitar discrepancias con la autoridad tributaria y que emprenda un procedimiento de discrepancia fiscal. Por ello se recomienda evitar hacer pagos en efectivo en aquellos casos en que el SAT no tenga manera de comprobar el origen de este recurso, ya que daría pie a que compruebes tus ingresos ante el fisco.