MERK2

Cuesta de enero sigue hasta junio o agosto: UdeG

2022 pinta como año difícil para académicos, por mayor incertidumbre en mercados

ECONOMÍA

·
RELIEVE. Esperan impacto con recuperación acelerada. Foto: Especial

La cuesta de enero se alargará hasta junio o agosto de 2022, por lo que expertos en Economía, de la Universidad de Guadalajara, recomendaron que con la llegada del aguinaldo, se haga un presupuesto, se minimicen deudas y se procure ahorrar un poco, porque 2022 pinta para ser un año complicado.

Los académicos expusieron que la reactivación económica va lenta por la llegada de Ómicron, la incertidumbre en los mercados y las tasas de interés al alza, que también son parte de lo que viene el próximo año.

“La larga cuesta de enero será una situación complicada para muchas personas, más para las que obtienen los mínimos salariales. Ahorita en fechas navideñas, haga compras inteligentes; trate de cuidar sus ingresos”, explicó el académico Antonio Ruiz Porras.

En los últimos meses en Jalisco ha crecido la pobreza en 15 por ciento (pasó de 2.29 a 2.63 millones de personas) porque se vive la inflación más alta en 20 años. Se tiene menor crecimiento económico (4.1 por ciento), además, no va a ver decrementos de la inflación (se estima 3.4 por ciento).

Además, “hasta finales de marzo habrá incrementos de inflación, según las expectativas del Banxico. Eso debería alertar por un incremento en precios”.

Para comprar los 121 productos de la canasta básica, una familia desembolsa 11 mil 423 pesos, según el análisis del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (Cucea) de la UdeG.

“Los artículos que tienen mayor crecimiento son el jitomate, cuyo precio puede ser superior a 45 pesos el kilogramo. También los productos cárnicos, como el peinecillo que está por arriba de 172 pesos, y el corte estilo bola, de 201 pesos”, detalló el maestro Héctor Iván del Toro Ríos.

Se observa que las personas siguen comprando bienes y servicios manufacturados como electrónicos y computadoras, pero el sector automotriz registra descalabro.

“Esto denota que dichos productos están subiendo de forma acelerada, también entran los automóviles; este año cayó 20 por ciento de la producción de automóviles precisamente por la falta de insumos. Los patrones de la demanda de consumo de las personas han cambiado y han dejado de consumir servicios y dejar de ir a destinos turísticos, por ejemplo, por comprar productos electrónicos. Esos cambios sí generan presiones en el aumento de costos de aquello que se consume para el hogar”, añadió el Coordinador de la licenciatura en Economía del Cucea, Moisés A. Alarcón Osuna.

La sombra de Ómicron causa incertidumbre, aunque se estima que estas mutaciones no traerán repercusiones tan fuertes para la economía como un nuevo confinamiento.

“Ha sido cuestionable que haya nuevos confinamientos. Habría una distorsión económica porque los precios se elevarían. Si se diera la situación de las nuevas variantes (aunado con la vacunación y mayor consciencia de la ciudadanía), creo que el impacto sería menor. Sí habría un impacto económico, pero espero que la recuperación sea más acelerada respecto a la crisis de 2020”, recalcó de Toro Ríos.

PAL