Impacto inmediato en Buccaneers

Para el ex pateador argentino Martín Gramática, la llegada de Tom Brady cambió el chip a los jóvenes con su liderazgo

Impacto inmediato en Buccaneers
65.7 en pases completos. Foto: AFP

Cuando se enteró de la llegada de una figura de élite, el ex pateador argentino Martín Gramática no dejó de sonreír. Desde el 20 de marzo, fecha en la que se anunció la contratación por dos temporadas con los Bucs de Tampa Bay, del seis veces ganador del Super Bowl con los Patriots, Tom Brady, sabía que el QB transformaría la mentalidad de un equipo que no estaba en postemporadas desde 2007.

Y no se equivocó Gramática, campeón del Super Bowl XXXVII con el aquel equipo de la Florida que aplastó 48-21 a los Raiders, y con quien compartió vestuario por un breve paso en el campo de prácticas en Foxborough.

“Tuve la posibilidad de compartir vestuario con él en Nueva Inglaterra por poco tiempo, pero lo suficiente como para entender y saber la clase de persona y jugador que era. Así que feliz, pero decía que una lástima en el momento de esta pandemia que no lo pudimos recibir de la manera que se merecía, con un estadio lleno, pero con la alegría que venía a jugar para nosotros”, dijo Gramática en entrevista para El Heraldo de México.

De 2007 a la fecha, Tampa sólo tuvo tres temporadas ganadoras (9-7, 2008; 10-6, 2010 y 9-7, 2016), con un diferencial de 71 victorias y 121 derrotas, con seis distintos entrenadores.

EFECTIVO. Con su jersey No. 7, el nacido en Buenos Aires no falló en un solo momento. Foto: Especial

En una sola temporada, Brady llevó a su segundo equipo en la NFL, a una marca de 11-5, para colarse la postemporada, sólo por debajo de los Saints (12-4), el mejor del Sur de la NFC. El secreto fue su liderazgo para encarrilar a todos en el trabajo, para ser la segunda ofensiva por aire, la séptima total, así como la sexta mejor defensiva y la 28 por vía terrestre.

“Él le cambió el chip a los compañeros y más a los jóvenes que venían acá peleando año tras año, sin llegar a los playoffs. Cuando hicieron las prácticas antes que empiece la temporada, la mayoría de los jugadores iban y nadie se quejaba, iban tempranito 5 o 6 de la mañana. Entonces cuando ves que tienes a una súper estrella, cómo no iban a trabajar los más jóvenes. Fue la combinación de cambiar el chip y mostrarles a los jóvenes cómo se trabaja y cómo ser un profesional”, agregó Martín, quien jugó nueve temporadas en la NFL, con cuatro equipos distintos: Bucs, Colts, Cowboys y Saints.

Tampa Bay enfrenta el domingo (17:40 horas) por tercera ocasión y con sed de venganza a los Saints, equipo que los derrotó en las dos ocasiones en campaña regular (34-23 en la Semana 1, y 3-38 en casa, en la 9).

“Una vez que estás en los plyaoffs necesitas jugadores que no les pese el momento y no les pese la situación y en este momento, teniendo a Tom Brady, es ventaja para Tampa”, finalizó el sonriente Gramática, quien desde hace tres años sigue a los Bucs en cada juego en las transmisiones de radio en español por Caliente 96.1, cuya app se le escucha con las notas de color del equipo de la NFL.

Gramática en el SB

El sudamericano logró 12 puntos de los 48 de los Bucs, gracias a dos goles de campo de 31 y 43 yardas, y seis puntos extras, la tarde del 26 de enero de 2003, en el Estadio Qualcomm, de San Diego, California, EU.

Súper defensiva

En aquella campaña de 2002, los Bucs con el QB Brad Johnson y bajo el coach Jon Gruden acabaron con marca de 12-4, para ser campeones divisionales del Sur, y los No. 1 de la NFC, gracias a que fueron el equipo con menos puntos recibidos (12.3 puntos por encuentro), gracias al trabajo del coordinador defensivo, Monte Kiffin.

Tom Brady con Tampa

  • Titular: 16
  • Récord: 11-5.
  • Playoffs:
  • Pases: 610
  • Completos: 401
  • Yardas: 4,633

Números

  • 65.7 por ciento en pases completos.
  • 40 TD con Tampa Bay.
  • 12 intercepciones.

Por Héctor Juárez


Compartir