Krishna VR, pionera del criptoarte mexicano

La fotógrafa y artista visual subastó su más reciente obra “Sinestesia”, en casi 39 mil pesos

Krishna VR, pionera del criptoarte mexicano
Krishna VR, es una artista reconocida por su técnica de autorretrato construido con estilo de fine art. Fotoarte: Foundation

En medio de la fiebre de los NFT, la sinaloense Krishna VR se convirtió en la primera artista mexicana en subastar una pieza de criptoarte, es decir, una obra de arte nacida en lo digital.

“Sinestesia”, su obra más reciente es un autorretrato animado que liberó de manera exclusiva en formato NFT dentro de “Foundation”, una plataforma mundial enfocada a creadores y artistas; por la pieza, la también fotógrafa obtuvo un monto de 1.1111 eth, es decir, 38 mil 915 pesos mexicanos.

La subasta ocurrió semanas después de que el artista norteamericano Mike Winkelmann “Beelple” obtuviera 70 millones de dólares por la subasta de dos obras en formato NFT y luego de que el CEO de Twitter, Jack Dorsey obtuviera 2.9 millones de dólares por su primera publicación en esa red social.

Autenticidad

De acuerdo con Raúl Ramírez, Managing Partner de Avocado Blockchain Service, empresa de desarrolladores Blockchain, los NFTs son certificados digitales que validan la autenticidad de una obra y la propiedad, es decir, que una pieza es única y que pertenece a una persona específica y a nadie más.

Por un lado, la Blockchain es el libro de cuentas donde los registros -bloques- están enlazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones, mientras que Ethereum, cuya criptomoneda o divisa es el “eth” es una plataforma que sirve para programar contratos inteligentes.

“Un token no fungible o NFT es la representación de un activo en la Blockchain, es algo así como el registro público de la propiedad, pero digital”, explicó Ramírez.

Sobre el furor que provocan los “token no fungibles”, Cynthia Solis, abogada y especialista en el área de privacidad y cibercriminalidad, explicó que aunque resulta muy práctico acreditar con estos la propiedad, lo único que se garantiza es la autenticidad y la trazabilidad , pero jurídicamente hablando, no se acredita el cien por ciento la propiedad.

“Un NFT te da el plus de que no sólo está certificado y numerado, sino que además está asignado a ti, entonces te genera un certificado de propiedad que queda registrado de manera pública en la Blockchain, sin embargo, no existe un soporte jurídico que avale la compra, por lo que si el día de mañana, la persona que te vendió la obra quiere desconocer el otorgamiento del token porque no pagaste o porque no hay un soporte jurídico (contrato) que lo avale, puede proceder”, dijo Solís, también socia de LexInf, empresa abogados y consultores, de las nuevas tecnologías.

Una apuesta 

Por tanto un NFT puede ser una oportunidad para los creadores, pero también una apuesta.

Actualmente, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) creó su propio sistema de token de nombre “Proof”, un nuevo servicio digital que proporciona una huella digital de tiempo aplicable a cualquier archivo, la cual, sirve para probar su existencia en una fecha y hora determinadas. 

Este nuevo servicio complementa los sistemas de propiedad intelectual (PI) de la OMPI en el mundo de los activos digitales, es decir, cualquier recurso que existe de forma digitalizada, que alguien puede poseer.

Además...

  • Krishna VR, es una artista reconocida por su técnica de autorretrato construido con estilo de fine art, es decir, una técnica que en la fotografía se aplica a aquellas imágenes que aspiran a ser obras de arte.
  • Además de “Sinestesia”, la mexicana subastó también el NFT de “Cautiverio” en 0.935 eth, es decir,  32 mil 845 pesos.
  • Hasta el momento se sabe que la agrupación musical Kings of Lion y la cantante Grimes, son algunas de las personalidades que han subastado NFTs.

Numeralia

  • 1.20 eth o 42 mil 154 pesos, monto en que Krishna VR subasta el NFT de su obra “Tercer ojo”.
  • 2 mil criptomonedas alternativas existen al bitcoin.

Por Luis Carlos Sánchez 

avh 


Compartir