Arte Emergente, Alicia Ayanegui (Ciudad de México, 1994)

Su producción es el resultado de la observación y el análisis de espacios y formas de su entorno

Arte Emergente, Alicia Ayanegui (Ciudad de México, 1994)
"DESDE MI VENTANA", 2021. 36 x 50 cm. Óleo sobre papel. Cortesía de la artista

Realizó sus estudios en la Licenciatura en Artes Visuales en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM y en la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Finis Terrae, en Santiago de Chile. Para la artista, la pintura se ha convertido en una herramienta para reconocer su entorno, el cual nutre a partir de cada lugar que habita
y en donde encuentra nuevos motivos, colores, formas y sentimientos para expresar.

Su producción plástica es el resultado de la observación minuciosa y el análisis de espacios y formas de su entorno cotidiano, los cuales procesa, abstrae y reconstruye. Asimismo, su obra habla de una interpretación muy particular de fragmentos de objetos habituales, que para la artista guardan alguna historia de quien los usa, sin importar las condiciones en que se encuentren, siempre existe una belleza y poética en ellos.

En 2020 ganó el XL Encuentro Nacional de Arte Joven, en Aguascalientes, y el segundo lugar en la V Bienal de Pintura José Atanasio Monroy, en Guadalajara. En 2019 obtuvo el premio de adquisición por el tercer lugar en la VI Bienal de Pintura Pedro Coronel, en Zacatecas, y ese mismo año recibió la beca de Jóvenes Creadores del Fonca en la categoría de Pintura.

"VIVA O MUERTA", 2020. 36 x 36 cm. Óleo sobre papel. Cortesía de la artista.

¿Qué retos tienes en este momento como artista?

Creo que uno de los retos constantes en mi trabajo ha sido ser sincera conmigo misma, con mis intereses, y guiarme por la intuición. Actualmente, con la cantidad de imágenes que tenemos al alcance, es fácil permearse por el trabajo de otros artistas, lo más importante para mí es encontrar un lenguaje propio y genuino que me identifique.

¿Cómo te gustaría que el público se acerque a tu obra?

Me gustaría que reflexione alrededor de los espacios cotidianos que nos rodean, los que pasan desapercibidos, pero que siempre se puede encontrar belleza, una historia o nos hablan de las personas que los habitan. Pienso que el espectador puede ver las obras y posiblemente sentirse identificado con sus recuerdos, pero desde las experiencias del artista.

¿Cuál es tu meta inmediata?

Actualmente estoy trabajando en un nuevo proyecto, reflexionando en los espacios, pero desde una nueva óptica, desde la penumbra nocturna, cuando dejamos un lugar en la noche, apagamos la última luz y sólo es posible ver algunas siluetas de lo que aún existe en el lugar, pero no es posible distinguirlo con claridad. ¿Qué pasa con los objetos cuando los dejamos solos? ¿Qué sucede en el espacio cuando está vacío? ¿Existe? Son algunos cuestionamientos en los que actualmente estoy trabajando.

 

avh


Compartir