Conoce el GUSTO CULPOSO de Pancho Villa, que puso en duda su masculinidad

Cuando Villa fue gobernador de Chihuahua mandó cerrar 50 cantinas o bares, donde posteriormente construyó escuelas

Conoce el GUSTO CULPOSO de Pancho Villa, que puso en duda su masculinidad
El caudillo era aficionado a esta bebida. Ilustración: Marybel Arista

Como todos sabemos, Pancho Villa fue uno de los caudillos y personajes más importantes de la Revolución Mexicana. Para muchos, macho alfa, lomo plateado y modelo a seguir, gracias a la seguridad y  franqueza, que emanaba por todos sus poros. Además tenía una virilidad que impresionaba a cualquiera.

Francisco Villa fue retratado por la historia como un hombre con más de una mujer a su lado y que tomaba alcohol derecho y sin miramientos, de hecho fue el arquetipo perfecto que inspiró los cowboys de Hollywood, gracias a la fama que adquirieron los llamados 'hombres del sur' ( O sea, los mexicanos) por tener entre sus características: mal humor, violencia en la sangre, valentía y, claro: un gran y tupido bigote.

Peeero, siempre que todo parece ir perfecto, hay un 'PERO' y el de esta historia es que justamente Pancho Villa no era tan macho como lo pintan, o al menos no a la hora de beber, pues de hecho él aborrecía el alcohol, porque creía que estas bebidas nublaban la razón y eran la causa de miles de malos entendidos, pobreza y cientos de malas decisiones en la historia de la humanidad, además de que no disfrutaba para nada el sabor y decía que beber cerveza era igual a beber orines. 

De hecho, cuando Villa fue gobernador de Chihuahua mandó cerrar 50 cantinas o bares, donde posteriormente construyó escuelas. También, algunos historiadores cuentan que el odio desmedido al alcohol lo condujo a aplicar la ley seca incluso con sus tropas a punta de pistola y mataba a quien tratara de desobedecerlo. 

¿Entonces qué tomaba el Centauro del Norte?

José Doroteo Arango Arámbulla o Pancho Villa pa' los cuates era absolutamente aficionado a beber MALTEADAS o LICUADOS DE FRESA; esta exótica bebida que consumía en las fuentes de soda de las ciudades fronterizas de El Paso y San Antonio Texas, que visitaba con cierta frecuencia para hacerle los honores a estas deliciosas bebidas. 

El Centauro del norte aparece en una heladería llamada Confitería Elite. Foto: Especial

De hecho, existe un fuerte rumor que dice que una importante cantidad de bares y cantinas comenzaron a incluir malteadas de fresa en sus menús para que Villa no clausurara los establecimientos o que por lo menos lo pensara dos veces. 

Otro gusto que no ha sido muy divulgado es la fascinación que Villa tenía por los helados, como podemos ver en la fotografía donde aparece en una heladería llamada Confitería Elite del Paso Texas donde iba a consumir sus "pelotas de béisbol", que no eran otra cosa, que  bolas de helado cubiertas de chocolate con cacahuate tostado y que acompañaba con su infaltable refresco de fresa. 

Ahora esto lo vemos muy normal, pero para esos tiempos, el que un hombre no bebiera alcohol y prefiriera malteada de fresa y helado en su lugar era muy cuestionado y hasta se les podía tachar de "afeminados", pero como se trataba del mismísimo Centauro del Norte, no les quedó de otra, que no decirle nada. 

Las mejores recomendaciones de libros están en El Podcast Literario, ¡no te las pierdas!


Compartir