ESPAÑA

Joven transespecie con aletas de pez en la cabeza denuncia discriminación

Manuel de Aguas habló sobre la discriminación que vive luego de haberse implantado dos aletas de pez en la cabeza, le han negado trabajo

TENDENCIAS

·
Manel de Aguas, joven que se identifica como transespecie, habla de la discriminación que sufre. Foto: Instagram @maneldeaguas

Manuel de Aguas, de 24 años de edad que se identifica como transespecie, habló sobre la discriminación que vive luego de que decidiera implantarse dos aletas de pez en la cabeza hace más de un año generando gran polémica. 

El joven originario de Barcelona, España, se implantó las aletas a principios del 2020 y aunque provocó gran polémica él externó su felicidad por hacerlo dado que podría “explorar el clima a través de un nuevo órgano sensorial”, dijo a través de su cuenta de Instagram

Te puede interesar: ¿Transespecie? Hombre quiso ser MUJER, ahora desea ser CABALLO y que el GOBIERNO lo pague

Sin embargo, el resultado no sólo le trajo una gran cantidad de críticas en redes sociales ya que también ha sufrido discriminación al grado de que le han negado empleos necesarios para continuar con su vida diaria, así lo relato en entrevista para PlayGround. 

De Aguas señaló que, además de negarle empleo, en las calles los perros le ladran más ahora que antes, además de que algunas personas le han gritado “Pokemón”. 

El joven relató que en una ocasión intentó ingresar a una iglesia, pero por las aletas en la cabeza le fue negado el paso: ““Parece ser que la iglesia hoy no acoge a gente transespecie aunque estén las capillas repletas de ángeles, que al final no dejan de ser humanos con alas”. 

Las aletas de Manuel de Aguas 

En el 2017 Manuel de Aguas acaparó las miradas en redes sociales debido a que había construido el primer prototipo para el dispositivo que más tarde la ayudaría a percibir algunos fenómenos atmosféricos. 

Fue a principios del 2020 cuando el joven decidió implantarlas en su cráneo, por lo que le ayudan a percibir la temperatura, la humedad y la presión atmosférica enviando sonidos a su cerebro a troves de conducción ósea. 

 "La atmósfera sonará dentro de mi cabeza y dependiendo de las condiciones atmosféricas en un momento dado tendré la experiencia de estar sumergido en un tipo de medio u otro", dijo Manel de Aguas en entrevista para la revista Vice en 2019.