Lunes 21 de Junio 2021
DÍA INTERNACIONAL DEL BESO

Día Internacional del Beso: ¿Por qué se celebra este martes 13 de abril?

Esta fecha fue la misma que eligió una pareja tailandesa para participar en un certamen y ganar el título de ser las dos personas en protagonizar el beso más largo de la historia.

Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro
Escrito en TENDENCIAS el

A pesar de que esta práctica se ha convertido en una muestra de afecto muy común, el mundo tiene una fecha especial para festejarla. El Día Internacional del Beso se celebra el 13 de abril de cada año por una razón muy especial.

Esta fecha fue la misma que eligió una pareja tailandesa para participar en un certamen y ganar el título de ser las dos personas en protagonizar el beso más largo de la historia. En el año 2013, en Tailandia, la pareja rompió su propio récord de un beso de 46 horas consecutivas y lo superó con 12 horas más.

El beso más largo de la historia duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos

Entre las condiciones para lograr este récord se estableció que las parejas participantes no tenían derecho a sentarse y, claro, debían besarse sin parar en ningún momento. Debían hidratarse mientras se besaban e ir al baño juntos, sin que sus labios se separaran.

Antes de la pandemia, en muchas ciudades solían organizarse concursos a lo largo del día en los que los participantes debían establecer registros de besos, aunque ninguno tan épico como el más largo de la historia.

Esta celebración, además de recordar a las personas los beneficios de besarse o la importancia que tienen los besos para las relaciones humanas, también ha funcionado como un movimiento para visibilizar a aquellos países en los que se impide cualquier tipo de contacto físico entre las personas. 

Los orígenes del beso

Los registros más antiguos de esta práctica se encontraron en el oriente, específicamente en la India. En esta región se localizaron algunas figuras talladas en piedra de dos personas besándose. Se cree que la costumbre se extendió por Europa durante la época de Alejandro Magno.

Durante el Romanticismo ocurrió la consolidación del beso como lo conocemos ahora, pues fue hasta esa época cuando las personas gozaban de mayor libertad para expresarse; gracias a esto se normalizó la acción de besarse en plena calle.

El beso, además de relacionarse con una idea erótica, va más allá de eso. Es la práctica más común para demostrar lazos afectivos y, de acuerdo con diversos estudios, a través de esta acción pueden quemarse calorías. Entre otros beneficios se encuentra el fortalecimiento del sistema inmunológico, la reducción de la tensión arterial, la dilatación de los vasos sanguíneos y hasta efectos antioxidantes, entre otros.

aar