Viajes regionales, en carretera y a espacios naturales: Así será el turismo de bienestar durante 2021

La pandemia del Covid-19 transformó la expansiva industria del turismo de bienestar. Susie Ellis, CEO del Global Wellness Institute, nos comparte qué podemos esperar para el sector durante 2021

Viajes regionales, en carretera y a espacios naturales: Así será el turismo de bienestar durante 2021
4.5 billones de dólares: el valor de la industria en 2018. Foto: Especial

A partir de la llegada de la pandemia, “la gente se ha interesado más que nunca en su bienestar”, afirma Susie Ellis CEO del Global Wellness Institute y de la Global Wellness Summit que, cada año, reúne a los protagonistas de un sector que, en 2018, estuvo valorado en 4.5 billones de dólares. “Estos últimos 12 meses han sido uno de los periodos más activos para nosotros”, añade, antes de recordar que, en 2020, la demanda de información sobre balance físico, emocional y social aumentó tanto que, incluso, colaboraron con el Vaticano en un proyecto para idear nuevas formas de regenerar el mundo a través del bienestar.

A 12 meses de que el Coronavirus cambiara para siempre nuestra manera de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, platicamos con Ellis sobre qué podemos esperar del turismo de bienestar durante 2021.

¿Cómo el Covid-19 alteró los viajes de bienestar?

Cuando los viajes internacionales se suspendieron, todo se volvió local. A principios de 2020, habíamos notado un aumento de conciencia sobre los ritmos circadianos en términos de viaje –incluso introdujimos una app llamada Timeshifters, para eliminar el jet-lag– pero, naturalmente, la atención sobre la actividad circadiana en vuelos largos perdió relevancia apenas todos los viajes se volvieron regionales.

Lo que sí habíamos predicho y que evolucionó muy rápido fue el “wellness sabbatical”: las investigaciones que hemos realizado sugieren que más personas están   haciendo viajes prolongados a lugares en donde puedan realizar programas de bienestar. La pandemia y las facilidades de conexión que nos permiten trabajar desde cualquier destino, popularizaron aún más este tipo de travesía que pueden durar desde tres semanas hasta estancias de toda una temporada.

¿Cómo calificas la respuesta de la industria ante una crisis global?

La respuesta fue positiva: a pesar de que procurar momentos de desconexión e introspección son parte integral de una vida balanceada, el aislamiento prolongado no es parte del bienestar. Con la misma inmediatez que regresamos a la naturaleza, la industria se mudó a las plataformas virtuales para desarrollar clases, conversaciones, programas nutricionales, eventos educativos

Los viajeros wellness internacionales gastan 53% más que los turistas promedio. Foto: Cortesía

El sector del fitness es un buen ejemplo de cómo el wellness reclamó lugares espacios públicos, como Central Park en Nueva York en donde dispusieron un gimnasio al aire libre. El regreso a la naturaleza, en todas sus formas, será algo que veremos aún más este año.

¿Cómo se han transformado los viajeros wellness en la última década?

El cambio ha sido muy grande. Hace 10 años, el término ni siquiera existía; mientras que hoy, identificamos dos tipos: el primario, para quien el bienestar es el detonante detrás del viaje y que visita hoteles, clínicas o retiros diseñados específicamente para mantener o incrementar su salud; y el secundario, que complementa su itinerario con algunas experiencias adicionales de bienestar.

¿Cuáles anticipas que serán las tendencias que regirán el turismo de bienestar durante 2021?

En primer lugar, viajes domésticos y por tierra para descubrir nuevos destinos naturales cercanos a casa. También, veremos mucho slow travel, que favorece la conexión con los lugares que visitamos, así como su preservación. Y, aún más, “viajes regenerativos”, como se le llama al turismo que, activamente, procura el mejoramiento de los lugares que visita.

Los eventos se reinventarán con formatos híbridos, mientras que más personas viajarán por razones de cuidado personal. En el aspecto tecnológico, los spas apostarán aún más por innovaciones touchless.

Este año, también podemos esperar ver nuevos programas multigeneracionales de bienestar, y otros que hagan un mayor énfasis en nuestra respiración. Y, desde luego, otra de los objetivos principales será que más personas tengan acceso a la cultura del wellness, después de que la pandemia revelara las grandes inequidades presentes en la industria: para hablar de bienestar, tenemos que tomar en cuenta a todas las personas y al planeta.

¿Existe alguna tendencia de bienestar exclusiva de los viajes en América Latina?

Hemos notado que la gente que visita la región busca experiencias espirituales que no encuentra en otras partes.

¿Cuáles son los objetivos del Global Wellness Institute para este año?

Nuestros esfuerzos girarán en torno a tres ejes: bienestar mental, que cada año se vuelve un tópico más urgente; bienestar y tecnología –como la aplicada en el monitoreo de funciones vitales o el desarrollo de programas de salud a distancia–; y bienestar y bienes raíces, que es un mercado que está creciendo aceleradamente.

Apenas sea seguro volver a viajar, ¿cuál será el primer destino que visitarás?

Como vivo en Miami, seguramente regresaré a Bahamas con mi familia. Solemos tomar nuestro bote y, después de navegar durante ocho horas, nos quedamos un par de semanas en las islas caribeñas.

Agenda wellness

Susie Ellis es CEO del Global Wellness Institute, dedicado a la investigación y difusión de la cultura del bienestar; y de la Global Wellness Summit que, desde hace 14 años, reúne a los protagonistas y expertos del sector durante tres días. Además de la edición de 2021, que se llevará a cabo noviembre en Tel Aviv –y que contará con eventos satélite simultáneos–, este año, celebrará dos encuentros inéditos: uno sobre bienestar y bienes raíces, en la segunda mitad de la primavera; y, otro, dedicado al desarrollo tecnológico en el sector, a realizarse en Silicon Valley durante el verano.

El valor de estar bien

  • 4.5 billones de dólares: el valor de la industria en 2018.
  • 919 mil millones de dólares, se proyecta que valdrá en 2022.
  • 6.5% crecimiento de 2015 a 2017: doble que el turismo general.
  • 119 mil millones de dólares: el valor de la economía de los spas.

Por Domingo Álvarez


Compartir