UNAM creará catálogo de acento de voces para atrapar a extorsionadores telefónicos

Esta herramienta que se encuentra en desarrollo por parte de investigadores de la UNAM podría ser muy útil, pues sólo en 2020 hubo 7 mil 800 casos de extorsión telefónica

UNAM creará catálogo de acento de voces para atrapar a extorsionadores telefónicos
Las principales víctimas de extorsión son adultos mayores, de acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Foto: Especial

La extorsión telefónica es quizá uno de los delitos que más afectan a los habitantes de todo el país, pues tan sólo durante el 2020 la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana registró más de 7 mil 800 casos, ante este panorama la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) trabaja en un catálogo de voces para identificar la región y quienes cometen este tipo de crimen.

Este proyecto se está realizando con investigadores de la licenciatura de Ciencia Forense de la Facultad de Medicina de la UNAM, quienes buscan crear una base de datos en la que se cuenten con los modismos y acentos de las voces para localizar las regiones de México en las que se originarían las extorsiones telefónicas, y así ayudar a las autoridades a aprehenderlos más rápido.

Para llevar a cabo esta labor, se creó el Corpus de Lengua Oral del Español (CLOE), el cual lleva por objetivo realizar investigaciones en comparación forense de voz, por lo que se podrían analizar las llamadas de extorsión o secuestro durante el desarrollo de una investigación en lingüística

La UNAM especificó que el proyecto consiste en grabar las voces de voluntarios en una cabina insonorizada de audio, esto con el propósito de examinar las características acústicas de la voz. Aunque la herramienta es similar a la que tienen instituciones de procuración e impartición de justicia, la diferencia es que la base de datos no se realizará con delincuentes indiciados, procesados o sentenciados, pues serán habitantes comunes, con lo que se podrían fijar un patrón de los modismos de cada región de México.

Fernando López, directora del equipo de investigación detrás de CLOE, detalló que esta herramienta es de utilidad en temas de procesamiento de lenguaje natural para llevar a cabo el reconocimiento y síntesis de voz. Lo importante será mantener actualizada la investigación, que en muchas ocasiones requiere de un banco de voces de habitantes de diversos rangos de edad y con diferentes características socioeconómicas.

Comentó que antes de la pandemia por el Covid-19 habían grabado las voces de 145 voluntarios, que estaban divididos en tres grupos de edad y tres niveles de estudios —en este campo es importante la riqueza léxica—, así como en hombres y mujeres.

Actualmente, el proyecto se encuentra detenido por las medidas sanitarias, ya que los participantes necesitan utilizar una cabina cerrada y las grabaciones no se podrían llevar a cabo si las personas usan cubrebocas, ya que esto podría alterar la grabación y modificaría la estructura acústica del registro.

hmm


Compartir