WHATSAPP DOWN

WhatsApp Down: ¿Por qué a los millennials y centennials les da ansiedad las llamadas de voz?

Para muchos jóvenes recibir una llamada es una intromisión en la vida cotidiana, ya que se da por hecho que esta acción consume mucho tiempo

TECNOLOGÍA

·
imagen ilustrativa de llamada telefónica. Foto: Pixabay

En una rutina de Stand Up del mexicano Franco Escamilla se da un ejemplo real de cómo la comunicación interpersonal en la última década ha cambiado.

Franco trata de dar a entender a su auditorio con su mano la acción de estar hablando por teléfono, esa que era muy típica de una mano sobre la oreja con los dedos pulgar y meñique extendidos.

Sin embargo el comediante se da cuenta que esa señal ya no se ocupa, pues en primera la forma de los teléfonos han cambiado y las nuevas generaciones ya no contestan las llamadas de voz.

Ahora la caída de todos los servicios de Facebook que incluyen a la aplicaciones WhatsApp, Instagram y Messenger, ha provocado que las generaciones de adultos jóvenes y adolescentes (los llamados millennials y centennials) tengan que interactuar de otra forma ya sea por otras redes sociales como Twitter y TikTok e inclusos por medio de otras app de mensajes instantáneos como Telegram.

Sin embargo aún queda otro recurso que si en dado caso de que los servicios de Facebook o otras compañías dejarán de existir tendrían que volver a usar o hacerlo por primera vez.

Estamos hablando de las llamadas telefónicas tradicionales, las cuales a muchos les parece una intromisión a la privacidad, molestas y para algunos hasta detonantes de ansiedad.

Telefónos tradicionales. Foto: Pixabay.

Los millennials y centennials no hablan por teléfono

El sitio español educaciontrespuntocero.com publicó un articulo de los motivos del por qué las nuevas generaciones odian e incluso les provoca ansiedad hablar en una llamada de voz tradicional.

De acuerdo con el profesor Enric Soler, colaborador de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). A las generaciones jóvenes las llamadas les parecen una intromisión a su privacidad y por lo cual tratan de evitar  a toda costa tomarlas, por lo que muchos especialistas las  consideran como las generaciones mudas, claro esto no es una generalidad

De acuerdo con Enric Soler, los millennials y los centennials actualmente han integrado una comunicación mediante plataformas como WhatsApp, Messenger y por medios de los servicios de mensajería de las distintas redes sociales, por lo que no es necesario que ambos o más interlocutores tengan que coincidir al mismo tiempo, lo cual les parece más cómodo, fácil y menos intrusivo. 

Ansiedad por hacer o recibir una llamada

Al considerar que recibir una llamada es una intromisión en la vida cotidiana, ya que se da por hecho que esta acción consume mucho tiempo. 

De acuerdo con el estudio Generation mute, millennials phone call statistics, aplicado a mil 200 estadounidenses nacidos entre 1981 y 1996, el 75 por ciento de ellos consideran que una llamada es intrusión, pues no sabe cuánto tiempo lo mantendrá ocupado y, además este mismo porcentaje tiene la percepción de que quien llama tiene más necesidad que quien recibe la llamada

Por otro lado, el 81 por ciento de los jóvenes entrevistados dijeron que sienten ansiedad antes de reunir el valor suficiente para hacer una llamada.

Esto se da debido a que piensan que una llamada tradicional es una estrategia comunicativa arriesgada, pues durante esta no pueden borrar las palabras pronunciadas, como pasa dentro de una conversación. 

El uso de las llamadas telefónicas genera menos seguridad y confianza que otras acciones o recursos de comunicación modernos, como por ejemplo, el usar una app una nota de voz, pues este formato permite repetir al emisor repetir su mensaje tantas veces como sea necesario antes de enviarla.

Hay que señalar que esta ansiedad se ha visto incrementada durante la pandemia de Covid-19, pues la distancia ha provocado ahora que crezca el uso de llamadas de voz y videollamadas.

Finalmente hay que destacar que de acuerdo con datos del Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de España, durante el 2020 las videoconferencias diarias aumentaron un 30 por ciento.

Esta nueva normalidad de trabajo y estudio, han provocado que las sensaciones de nerviosismo e inquietud, el miedo a hablar en las reuniones, el pánico escénico, estrés y la baja productividad antes de una reunión son los factores que los expertos ahora llaman “Zoom anxiety”.

Con informacion de educaciontrespuntocero.com