CAMPUS

El gobierno de la Parca

El obradorismo es una técnica, es un juego de suma cero en donde el presidente

OPINIÓN

·
Alejandro Echegaray / Campus / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

El obradorismo es una técnica, es un juego de suma cero en donde el presidente gana cuando los ciudadanos pierden; gana cuando se encuentran en estado de indefensión o divididos: cuando operan con información asimétrica. Por eso la pandemia le cayó como anillo al dedo. No hay gratuidad en los abrazos a los delincuentes que han mermado las libertades de cientos de miles de mexicanos que viven maniatados por el crimen organizado. Gana con la oposición dividida y una sociedad civil debilitada.

La tragedia radica en que la austeridad, la centralización del poder y la erosión institucional ha costado vidas. Acá el cherry picking de los desfortunios del  obradorismo y la ruina en la que el partido del presidente enfrentará al electorado en unas semanas.

La pandemia por COVID-19 ocasionó más de 800 mil defunciones. Sólo Haití y Perú tuvieron mayor exceso de mortalidad entre 2020 y 2021. El obradorismo es muerte, es negligencia y caprichos que cuestan vidas.

Por el cambio en el sistema de compras de medicamentos se dejaron de surtir 15 millones de recetas de pacientes de los servicios médicos públicos. Los pacientes gastaron 39% más en la compra de medicinas en 2022 que en 2018. Decenas de medicamentos oncológicos no se surtieron.

La irresponsabilidad de las autoridades sanitarias han matado a miles de mexicanos. El obradorismo es muerte y corrupción. En materia de seguridad, se han registrado más de 185,764 homicidios dolosos. Se perdió el monopolio de la fuerza legítima y regiones enteras las gobierna ahora el crimen organizado. El obradorismo es muerte y corrupción.

Con relación a la política social, a pesar del incremento de transferencias directas de recursos públicos mediante programas sociales, 47 millones de personas en México se encuentran por debajo de la línea de pobreza por ingreso (3,200 pesos). En el ocaso de este periodo de seis años hay 2 millones más de mexicanos que han engrosado las filas de la pobreza extrema. El obradorismo transfiere recursos, pero no a lo más pobres. El obradorismo es corrupción y simulación.

La elevada inflación ha provocado que 37% de la población no pueda adquirir la canasta básica con los ingresos laborales que reciben. El obradorismo es ineptitud en el manejo de la economía.

El crecimiento promedio del PIB del sexenio será alrededor de 0.8% anual, es decir, un crecimiento muy por debajo de pasadas administraciones. El obradorismo ha sido una oportunidad perdida.

Tan sólo en 2024, en medio de sequía y altas temperaturas, se contabilizaron 3,517 incendios forestales. La CONAFOR, tiene en 2024, un presupuesto 50% menor, en términos reales, al que tenía en 2018. El obradorismo es la austeridad que ha debilitado las capacidades estatales para enfrentar contingencias.

La ASF detectó irregularidades en el ejercicio del gasto de SEGALMEX por más de 12,800 millones de pesos. El extitular Ignacio Ovalle, se mantiene como servidor público, sin que haya sido juzgado o aclarado el desvío de recursos. Es escandaloso el registro de que 11,000 gasolineras pagan un soborno mensual a burócratas de Profeco, es decir, son extorsionados. El obradorismo es corrupción. Las desgracias abundan, el espacio es limitado. Habrá segunda y posiblemente tercera parte. 

POR ALEJANDRO ECHEGARAY

CONSULTOR

@AECHEGARAY1

MAAZ