DE LEYENDA

Soñemos

¿Llegar al quinto partido? Empecemos trabajando para jugar muy bien los tres que ya tenemos asegurados y por llegar al cuarto. Como afición, en este punto nos toca apoyar y exigir cosas posibles

OPINIÓN

·
Gustavo Meouchi / De Leyenda / Opinión El Heraldo de México

De acuerdo, el panorama no es el más luminoso. No tuvimos la mejor clasificación mundialista de nuestra historia; es verdad que este Tri no ilusiona, no hemos logrado un juego colectivo integrado ni efectivo e, incluso, algunos pensaban que nos quedaríamos fuera del Mundial.

Pero ya estamos clasificados. El sorteo nos mandó al Grupo C, lo que tampoco nos hace felices a todos. En redes sociales leo cosas como que enfrentaremos a Lionel Messi y a Robert Lewandowsky, dos de los tres finalistas del Balón de Oro.

Las estadísticas nos dicen que entre ambos suman más de mil 300 goles en sus carreras y, más importante, ambos jugadores harán todo lo posible para imbuir a sus selecciones su necesidad de llegar tan lejos como les sea posible, en el que podría ser el último Mundial de ambos.

Algunos creemos que pudimos tener más suerte si nos hubiéramos encontrado en el grupo del anfitrión o en el de Portugal que, a pesar de Cristiano Ronaldo, tiene varios problemas y nos es el mismo de hace cuatro años.

También hay quienes opinan que tuvimos suerte de evadir a Francia, porque piensan que hombre por hombre es la mejor selección en este momento. Yo siempre me siento feliz de evitar a Brasil o Inglaterra en esta fase, y estoy satisfecho de haber librado a España que está mostrando un franco ascenso.

Tenemos todo tipo de cábalas, la mayoría cree que Arabia Saudita es el rival más accesible. El encuentro con Polonia me resulta un misterio, parece que solo nos hemos enfrentado dos veces en nuestra historia: en el Mundial de 1978, donde nos ganaron 3-1, y en 2017 en la que ganamos 1-0. Creo que sacarle un empate a Argentina no es una mala meta, siempre que le ganemos a las otras dos selecciones.

Y aquí es en donde nos invito a dejarnos llevar. El Mundial es para nosotros una fiesta, siempre hemos tenido ilusiones, y a pesar de los resultados, la realidad nunca nos ha impedido disfrutar.

Aún faltan algunos meses para que el evento empiece; sí, se tienen que ajustar muchas cosas, pero creo que podemos mejorar.

Que Uriel Antuna y Raúl Jiménez nos hayan salvado la clasificación me indica que hay un espacio que se puede rescatar.

El futbol no es siempre sobre la historia y sobre las estadísticas, si así fuera no tendría sentido ver los partidos. Siempre hay un factor libre para el azar, la inspiración, la sorpresa o la magia simple y llana, y eso, que este año le jugó en contra a Italia, puede jugarnos a nosotros a favor, ¿quién lo sabe?

No digo que cerremos los ojos y nos entreguemos irresponsablemente a una ilusión imposible, solo digo que cada uno de los participantes debe hacer su parte. Los jugadores y el cuerpo técnico tienen mucho que trabajar y mejorar, deben encontrar una forma que les permita salir con la seguridad de que somos un conjunto competitivo, que les puede plantar cara a las selecciones de nuestro grupo.

¿Llegar al quinto partido? Empecemos trabajando para jugar muy bien los tres que ya tenemos asegurados y por llegar al cuarto.

Como afición, en este punto nos toca apoyar y exigir cosas posibles. No podemos cambiar al Tata Martino en este momento, de poco nos serviría insultar o agredir a nuestros jugadores y tampoco creo que en este punto debamos amargarnos la experiencia con pronósticos oscurísimos y desastrosos.

El futbol nacional necesita demasiado trabajo, desde las bases. La conformación de la liga, en la presión en los clubes, la forma en que se toman decisiones, y en mil cosas más, pero en este punto tenemos que trabajar cada uno para que el tan anhelado boleto sea disfrutable. Estamos dentro, aprovechémoslo, trabajemos, pero no nos permitamos dejar de soñar.

POR GUSTAVO MEOUCHI
COLABORADOR
@GUS23258924