COLUMNA INVITADA

Infinity Train, el tren que usa energía gravitacional

Este tren equipara una serie de baterías que se recargarán usando la gravedad en un funcionamiento similar al que aplica en los sistemas de regeneración de baterías de los coches eléctricos actuales

OPINIÓN

·
Javier López Casarín / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Ya se encuentra en marcha el primer tren eléctrico que solo necesitará la fuerza de la gravedad para recargar sus baterías.

Como una forma de mitigar el impacto del transporte público en el medio ambiente, varias empresas y científicos han desarrollado un sinnúmero de iniciativas y modelos para la creación de nuevas alternativas sostenibles.

La minera australiana Fortescue Metals Group (FMG) y su subsidiaria británica Williams Advance Engineering (WAE) recientemente anunciaron un proyecto pionero llamado “Infinity Train” y transportará las materias primas y las cargas de hierro desde las minas australianas hasta la costa. La energía gravitatoria es su fuente de electricidad y no se necesita una carga adicional para realizar los viajes.

Este tren equipara una serie de baterías que se recargarán usando la gravedad en un funcionamiento similar al que aplica en los sistemas de regeneración de baterías de los coches eléctricos actuales.

 LA GRAVEDAD PARA VIAJAR SIN FIN

Esta innovación utilizará la fuerza de la gravedad para cargar las baterías, además, aprovechará las pendientes y el trazado de las vías para transportar los trenes y conseguir energía. Se trata de un ciclo infinito que no emplea combustible y tampoco instalarán puntos de carga.

El objetivo principal es dejar de usar las grandes locomotoras alimentadas con combustibles fósiles, en ocasiones más de una al mismo tiempo para emplear sistemas más ecológicos. El escenario minero, aunque a primera vista puede parecer muy exigente, tan solo necesita de una gran potencia cuando va cargando desde la zona de extracción a la descarga.

Tal y como ha declarado la directora ejecutiva de Fortescue, Elizabeth Gaines, El Infinity Train tendrá la capacidad de ser la locomotora eléctrica de batería más eficiente del mundo, pues la regeneración de electricidad en las secciones del trazado cuesta abajo “eliminará la necesidad de instalar una infraestructura de recarga”, al mismo tiempo que se genera energía renovable.

Esta tecnología pionera en el mundo para un tren de mercancías la convierte en una solución de capital eficiente para eliminar el diésel y las emisiones de nuestras operaciones ferroviarias.

El proyecto pisa el acelerador para que Fortescue cumpla el objetivo de emisiones netas cero para 2030. Además, mejorará la productividad y reducirá los costes operativos. Ambas compañías centran sus esfuerzos en crear tecnologías más ecológicas con sistema de electrificación y baterías de alto rendimiento.

EL ESQUEMA DE FUNCIONAMIENTO

El tren partirá cargado con una masa de 34.000 toneladas desde la mina y discurrirá por su propio peso utilizando la gravedad ladera abajo. Eso recargará las baterías instaladas a bordo del convoy que se usarán para llevar de vuelta al tren a la mina.

Cuando esté completado, el Infinity Train se unirá a la flota ecológica de Fortescue, que también cuenta con camiones mineros de celdas de combustible de hidrógeno y trenes alimentados con amoníaco verde, sin duda una prometedora tecnología,

No hay detalles técnicos de cómo planean ejecutar el Infinity Loop, pero lo más probable es que sea un sistema de frenado regenerativo muy optimizado combinado, como apunta Gaynes, con “la locomotora eléctrica con batería más eficiente del mundo”. Los sistemas de regeneración de energía en la frenada no son nada nuevo, pero han seguido evolucionando desde que la idea comenzó a gestarse a finales del siglo XIX. Ahora son usados en todo tipo de vehículos, desde los coches de Fórmula 1 hasta bicicletas urbanas y, volviendo a los trenes, en el metro de Londres o en el metro de Delhi.

La tecnología en los trenes del suburbano londinense, ahorran el 20% del uso energético, mientras que India afirma haber reducido las emisiones del sistema de metro de Dehli en 90.000 toneladas de CO2 produciendo 112,500 megavatios hora entre 2004 y 2007. En el caso de la línea de Fortescue, la ambición es mucho más grande. Básicamente, su tren infinito no producirá CO2 durante toda su vida operativa.

En palabras más simples, Infinity es una máquina de movimiento perpetuo que demuestra la ingeniosa proeza de la física convencional, el futuro del planeta depende de este tipo de soluciones innovadoras.

POR JAVIER LÓPEZ CASARÍN
EXPERTO EN INNOVACIÓN

PAL