TELECOM EN PERSPECTIVA

Soterramiento de Redes de Telecomunicaciones

La aprobación y aplicación en el corto plazo de estas iniciativas en la CDMX generaría afectaciones en aproximadamente 7.1 millones de habitantes que son usuarios de internet

OPINIÓN

·
Gonzalo Rojon / Telecom en Perspectiva / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

En días recientes, la jefa de gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, impulsó una iniciativa para reordenar el cableado de redes de telecomunicaciones en la capital del país, especialmente de fibra óptica, con el propósito indirecto de fortalecer la recaudación local, al requerir un pago de derechos para su instalación.

Esta regulación nacería de atender no sólo un problema de contaminación visual, sino también de protección civil. El proyecto legislativo de la titular del ejecutivo local se sumaría a iniciativas previas que pretendían acelerar el proceso de soterramiento de la infraestructura de telecomunicaciones.

De acuerdo con un comunicado del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), con base en información del Censo de Población y Vivienda realizado por el INEGI en 2020, la red de postes y cableado de la Ciudad de México (CDMX), habilitan que 7 de cada 10 viviendas dispongan de telefonía fija, 3 de cada 4 cuente con acceso a internet, y casi 5 de cada 10 tengan servicios de televisión restringida y 1 de cada 3 algún servicio de streaming.

La aprobación y aplicación en el corto plazo de estas iniciativas en la CDMX generaría afectaciones en aproximadamente 7.1 millones de habitantes de la CDMX que son usuarios de internet, los 6.5 millones que son usuarios de telefonía fija e incluso a una proporción de los 4.3 millones que cuentan con el servicio de televisión de paga.

A pesar de los beneficios que traería dicha iniciativa sobre la imagen urbana, el proceso de soterramiento de la infraestructura de telecomunicaciones provocaría afectaciones que irían desde cortes parciales a los servicios para completar el proceso, hasta importantes incrementos en los precios al consumidor de los servicios de telecomunicaciones.

Esto derivaría de los altos costos que enfrentarían los operadores de telecomunicaciones, al requerir de cuantiosos montos de inversión para concretar el proceso. Algunas estimaciones basadas en experiencias previas de soterramiento en otras ciudades del mundo apuntan a que el costo de “bajar” las redes de telecomunicaciones podrían rebasar los $165 mil dólares por kilómetro, es decir, alrededor de $3.3 millones de pesos por kilómetro.

Al considerar los cerca de 14 mil km de extensión de las vías primarias, secundarias y caminos restringidos, el costo total de soterramiento de las redes de telecomunicaciones en la CDMX podría superar los $46 mil millones de pesos, es decir, 2.2% del PIB de telecomunicaciones del año 2021 y 0.1% de la totalidad del PIB del país durante la primera mitad de 2022.

Hoy bajo un contexto de alta concentración en el sector telecomunicaciones, poco crecimiento económico y altos niveles de inflación, aunado a las potenciales afectaciones como la desconexión y el alza de precios de los servicios para los usuarios, es importante reconsiderar y analizar debidamente los costos y efectos de este tipo de reordenamientos. Estos procesos deben realizarse en periodos de largo plazo y por etapas, incluso con distintos tipos de financiamiento para solventar los altos costos a los cuales se enfrentarían los operadores, de lo contrario solo se generarían más problemas que beneficios.

POR GONZALO ROJON
GONZALO.ROJON@THECIU.COM
@GROJONG

MBL