COLUMNA INVITADA

La teoría del todo...

La aduana mexicana está en el camino correcto, lleva años innovando en temas tecnológicos y de análisis de datos. Este 2022 puede ser un año contundente en el fortalecimiento de nuestro sistema aduanero

OPINIÓN

·
José Ignacio Zaragoza Ambrosi / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Especial

El pasado miércoles 26 de enero se celebró el Día Internacional de las Aduanas y como cada año, la OMA, a través de su Secretario General, el Dr. Kunio Mikuriya, anunció el lema de trabajo de este organismo para el 2022: “Ampliar la transformación digital de las aduanas mediante la adopción de una cultura de datos y la construcción de un ecosistema de datos”.

Los datos nunca duermen. Nunca la humanidad había generado tantos datos como ahora, el consumo de datos a nivel global alcanzó durante el 2021 los 79 zettabytes, lo que equivale a 79,000,000,000,000 GB de datos de internet, un 23% más que en el 2020. Para darse una idea de lo que esto significa, al día se dan 5.7 millones de búsquedas en Google, y cada 60 segundos 65 mil fotografías en Instagram, 240 mil fotos en Facebook y 44 millones de transmisiones de vídeo en vivo. En un minuto los usuarios de YouTube alcanzan un consumo de 694 mil horas de vídeo, y en Netflix alcanzan las 452 mil horas de vídeo, un 11,8% más que en 2020. Cada 60 segundos 167 millones de personas ven vídeos en TikTok, mientras 575 mil usuarios de Twitter publican un tuit. Y faltan aquí ejemplos de la cantidad de datos que generan las empresas y los gobiernos en el mundo.

Y todo esto para decir que hoy las aduanas pueden acceder a datos de otras agencias gubernamentales, bases de datos disponibles comercialmente y plataformas de información de fuente abierta, como registros públicos globales digitalizados y fuentes de noticias multilingües.

Para construir ecosistemas de datos, o consolidar los existentes, la OMA señala que es necesario proporcionar una gestión adecuada de los datos para garantizar que las personas adecuadas tengan acceso a los datos correctos y que se respeten las normas de protección de datos; así como adoptar enfoques progresivos: análisis de datos para recopilar y explotar con éxito los datos a fin de impulsar la toma de decisiones.

Las administraciones aduaneras deben aprovechar los datos en sus relaciones con otros actores a lo largo de la cadena de suministro, así como poner los datos a disposición del público y la academia como un medio para mejorar la transparencia, estimular la producción de conocimiento y permitir el diálogo. con la sociedad civil. “Compartir el análisis de datos con otras agencias gubernamentales aumenta el papel y la visibilidad de la Aduana en la formulación de políticas. La difusión de datos e información aduaneros en la sociedad es parte de la respuesta de los gobiernos a la demanda general de una gobernanza abierta”.

La Secretaría de la OMA estableció una comunidad de expertos, bajo el nombre de BACUDA (BAND of CUstoms Data Analysts), que reúne a aduaneros y científicos de datos con el objetivo de desarrollar metodologías de análisis de estos. La OMA continuará investigando formas de recopilar y compartir datos sobre las administraciones aduaneras con el fin de mejorar la forma en que brinda desarrollo de capacidades, y continuará realizando evaluaciones basadas en datos y trabajando con expertos internacionales para responder a los retos del futuro.

Previo a este anuncio de la OMA, el Presidente de CAAAREM, el Agente Aduanal Luis Ernesto Rodríguez Gil platicó en un foro con el Secretario General Adjunto, el mexicano Ricardo Treviño Chapa, sobre éste y otros temas del futuro de la aduana que vale la pena mencionar.

El Presidente de CAAAREM destacó el papel trascendental que para el comercio exterior de hoy tiene la OMA: “el analisis de riesgo, ventanilla única, uso de la tecnología no intrusiva, análisis del big data, el marco SAFE del que se desprenden los pilares de trabajo entre aduanas y el sector privado, la figura del Operador Económico Autorizado, la kiotización de nuestra Ley Aduanera y el sistema armonizado” y cuestionó cuál era la visión del organismo internacional sobre la aduana del futuro.

A lo que Ricardo Treviño respondió que debemos apostarle al manejo de información y al análisis de datos, así como invertir cada vez más en tecnología y capacitación que faciliten esa minería de datos para cumplir con su labor. “Los datos que reciben las aduanas fortalecen las políticas públicas de los gobiernos”. También hay que enfocarse en fortalecer la confianza entre la autoridad y el sector privado, pues las administraciones aduaneras no pueden desligarse de la cadena de suministro para cumplir eficientemente con su labor.

Mencionó que en la OMA, él está encargado en este momento de desarrollar la Estrategia 2022-2025 para establecer estándares que sirvan de guía a las aduanas del mundo; fomentar la cooperación internacional y fortalecer las capacidades de las administraciones aduaneras. “La estrategia se basa en 3 pilares: 1) Tecnología e Innovación: intercambio de datos, análisis de datos y digitalización de procesos. 2) Aduanas verdes: responder al cambio climático desde la tarea de las aduanas. 3) Medición de desempeño. Tener un mecanismo que nos ayude a medir el desempeño de las aduanas en el mundo. Que la OMA sea el principal promotor de la eficiencia aduanera, medida mediante evidencias y no percepciones”.

Este instrumento ayudaría muchísimo al tema de la competitividad de los países y de la inversión extranjera, ya que hoy, la mayoría de los estudios que utilizan las empresas para decidir sus estrategias de negocio se basan en percepciones o encuestas que muchas veces no poseen evidencias contundentes. La aduana mexicana está en el camino correcto, lleva años innovando en temas tecnológicos y de análisis de datos. Este 2022 puede ser un año contundente en el fortalecimiento de nuestro sistema aduanero.

POR JOSE IGNACIO ZARAGOZA AMBROSI
AGENTE ADUANAL Y EXPERTO EN COMERCIO EXTERIOR
@IGNAQUIZ

CAR