COLUMNA INVITADA

Clase media, atacada

Ojalá que el Presidente se serene y se dé cuenta de que no es un problema de manipulación hacia nadie

Eduardo Garrudo Macías / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El Presidente de la República en forma incomprensible y, sobre todo,  injusta, se lanza al ataque de las clases medias. Indicó que históricamente la clase media manipulada también apoyó el golpe de estado de 1973 en Chile contra el presidente Salvador Allende.

No acabo de entender el porqué del ataque y menos de la comparación. Se le olvida al mandatario que gracias a esta clase media, que hoy critica en forma virulenta, él llegó a la presidencia con el triunfo histórico que obtuvo en 2018, con un porcentaje de votación del 53 por ciento.

Nunca son tiempos de confrontación, pero menos hoy donde lo que se requiere es tender puentes para construir una mejor segunda mitad de sexenio. Se requieren más manos, más suma de voluntades y menos ataques y divisiones.

Después de unas elecciones donde Morena perdió presencia en la CDMX, no sirve de nada voltear a buscar culpables en todos lados, cuando a la mejor no hay que ir muy lejos. 

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que ha venido trabajando con seriedad y responsabilidad, tuvo que lidiar en la pandemia con un locuaz y disparatado doctor Hugo López-Gatell, que nunca atinó a decirnos cuándo comenzaba el pico de la pandemia, además de insistir en que el cubrebocas no servía de mucho.

El que no estén llegando medicamentos para el tratamiento del cáncer de niños con este terrible padecimiento, y muchas familias mexicanas y concretamente en la CDMX, se sientan agraviadas, tampoco es culpa de la Jefa de Gobierno, es una responsabilidad federal. Y así podría enumerar otras tantas que han molestado y lastimado a muchos mexicanos, sin importar su clase social.

La OCDE define a la clase media como las personas que reciben percepciones de entre 75% y 200% del ingreso nacional mediano. Es decir, lo que diferencia a una clase social de otra es el nivel de ingresos, los servicios a los que se tiene acceso o el residir en una zona exclusiva.

En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ha señalado que el 39.2 por ciento de la población es a la que pertenece la clase media. En contraste, solo el 1.71 por ciento de la población se considera clase alta.

Pero más allá de estas clasificaciones, no importa la clase a la que pertenezcamos, en una tragedia como la del accidente del METRO, se lastima a todas las clases sociales por igual. Y después con respuestas y actitudes como la de que sólo es la directora general del METRO, se agrava más la situación.

Es una muy mala apuesta confrontarse con la clase media, y con cualquiera, al final de cuentas todos son mexicanos que salen desde muy tremprano y regresan muy tarde para cubrir las necesidades de sus familias.

Ojalá que el presidente se serene y se dé cuenta de que no es un problema de manipulación hacia nadie, ni de buscar culpables donde no los hay. Al contrario, hay que comunicar en forma más eficiente los logros de gobierno, trabajar para todos los mexicanos y no solo para los que votaron y lo siguen haciendo por el partido en el poder.

Ya pasaron las elecciones, ahora es tiempo de cerrar filas al interior de MORENA y del propio gobierno, ser capaces de hacer una autocrítica que permita mejorar las cosas, si es que siguen pensando que pueden ganar en 2024.

POR EDUARDO MACÍAS GARRIDO

COLABORADOR

@EDUARDO84888581

PAL