TOUCHÉ

Nueva cruzada de AMLO

Saludo a mis lectores, hermanos pobres y clasemedieros aspiracionistas, blanco del desprecio presidencial.

Alejandro Cacho / Touché / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Ya pasaron más de dos semanas de las elecciones intermedias y el presidente López Obrador sigue respirando por la herida que le dejó en el orgullo la derrota a su movimiento en la Ciudad de México. Todavía ayer utilizó su conferencia matutina, o sea, los recursos públicos del gobierno -que pagamos todos- para atacarnos a quienes somos conservadores de nuestro empleo, de nuestra casa, nuestro negocio y nuestra salud; a quienes dejamos en segundo plano la ideología del partido en el poder, siempre y cuando nos garantice progreso, seguridad y servicios.

López Obrador sigue empeñado en polarizar a los mexicanos. Es la estrategia que le sirve para mantenernos entretenidos y distraídos de los problemas verdaderamente graves. Él prometió pacificar al país y estamos peor que antes. La masacre del sábado pasado en Reynosa, Tamaulipas, parece sacada de un videojuego pero, desgraciadamente, ocurrió en la vida real. Los sicarios salieron a las calles a matar a quienes se cruzaron por su camino. Esa masacre apenas mereció una mención de un minuto y medio en su conferencia mañanera. Pero cuando se trata de criticar, atacar o burlarse de los fifís conservadores, aspiracionistas egoístas y amorales, no hay límite de tiempo. Dedica lo que sea necesario en su atril presidencial para hacerlos pedazos.

En esa misma conferencia mañanera comenzó criticando a quienes no votaron por Morena en la Ciudad de México. Y volvió a arremeter contra quienes tienen o aspiran a altos grados académicos.

Se admira, se profesa cierto respeto por los grados académicos que ya son como grados… monárquicos. Los que consideran que tener maestrías, doctorados, es como tener títulos de nobleza -que los hay- se creen superiores, dijo López Obrador, quien vive en el Palacio Nacional.

Para López Obrador, quienes votaron contra Morena lo hicieron obnubilados por las críticas en contra de su gobierno. Asegura que ni siquiera sabían por quién votaron. Pueden tener grados académicos del más altos niveles y ser muy susceptibles a la manipulación, agregó. La duda que me saltó es ¿acaso una buena parte de los 30 millones de mexicanos que votaron por él no lo hicieron obnubilados, hartos por la corrupción de priista? ¿Esos mexicanos sí sabían por qué y por quién estaban votando cuando lo llevaron a la Presidencia de la República en 2018?

Pero López Obrador dijo un par de frases más para el recuerdo. Claro que hay que superarnos, pero no volvernos egoístas y aspirar a ser fifí. No podemos permitir que siga avanzando esta mancha negra de individualismo, de clasismo, de racismo. ¿No es igual de clasista el rico que considera menos al pobre que el pobre que desprecia a los ricos? ¿No es clasista hablar con rencor contra quién ha tenido mejores oportunidades y las ha aprovechado?

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

dza