La hermandad PRI-PAN llegó para quedarse

Además de ir juntos por diputaciones y gubernaturas este año, tejen un acuerdo por el Estado de México en 2023

La hermandad PRI-PAN llegó para quedarse
Alfredo González / A Fuego Lento / Opinión El Heraldo de México

Las elecciones de este año serán históricas por varios motivos, pero particularmente por las alianzas que han construido partidos antagónicos como PRI, PAN y PRD.

Sin importar tendencias, ideologías o principios, acérrimos enemigos hicieron una tregua para ir juntos a las urnas.

Buscan la sobrevivencia e impedir que Morena y la 4T mantengan su hegemonía en el Congreso. Aunque también quieren evitar que ganen terreno en las gubernaturas.

De las 300 diputaciones a renovarse el 6 de junio, el bloque Va por México logró coaligarse en 176: el PRI encabezará 60; el PAN, 60 más, y el PRD, 56. En las elecciones para gobernador, van juntos en 11 estados.  Pero los comicios de 2021 no son el único motivo para aliarse. Alejandro Moreno Cárdenas, del tricolor, y Marko Cortés, del blanquiazul, buscan ir más lejos.

Tejen un acuerdo para hacer una alianza en pos de la gubernatura del Estado de México, en 2023. Uno de los actores políticos que conoce de cerca las negociaciones me comentó que la idea es dejar la plaza a un candidato del blanquiazul, cuyo nombre ya está en las dirigencias de ambos partidos. La moneda de cambio sería la CDMX, en 2024, en la que el PRI tendría mano en la designación del candidato. Y el PAN se sumaría a la alianza. 

En este esquema todavía no hay una definición del PRD, cosa que dependerá del resultado de la elección de este año. El acuerdo sobre Edomex, me dicen, obedece a que la cúpula del tricolor no ha logrado consolidar un liderazgo en aquella entidad. El gobernador, Alfredo del Mazo, sacó las manos de la sucesión. Está más ocupado en administrar la entidad en medio de la pandemia, mientras que su partido naufraga entre el abandono de sus viejos dirigentes y la falta de fuerzas de los actuales.

El avance de Morena en la tierra de Isidro Fabela y el Grupo Atlacomulco prendió señales de alerta en el PRI, por lo que Alito y Marko Cortés pusieron en la mesa la posibilidad de extenderlas a 2023 y, en una de esas, hasta 2024.  Todo en aras de frenar el crecimiento de Morena, la 4T y AMLO. La gran pregunta es si sus documentos básicos les alcanzarán para mezclar de manera permanente el agua y el aceite.

 

***

En el INE llevan un conteo de las veces que granjas de bots la emprenden contra el instituto para exhibir y ridiculizar a sus integrantes.  Cuando suele posicionarse un tema que impacta de manera negativa a la 4T o sus aliados, se orquesta una “estrategia” para contrarrestar la conversación.

El miércoles pasado, el Consejo General del INE dio su aval a una prueba piloto sobre el voto electrónico, tema que no generó mayor ruido el día de su aprobación, pero que el jueves (cuando todo mundo hablaba de Gerardo Fernández Noroña) subió como espuma, ridiculizando y cuestionando a los consejeros del instituto.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Los hombres van y vienen, pero los enemigos se acumulan”.

 

POR ALFREDO GONZÁLEZ
ALFREDO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ


lctl
 


Compartir