López-Gatell es un estorbo para la vacunación

¿No se puede aplaudir la llegada de cientos de miles de vacunas y su aplicación en decenas de miles de adultos mayores, y señalar evidentes fallas logísticas?

López-Gatell es un estorbo para la vacunación
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Otra vez, para algunos, no hay punto medio. ¿No se puede aplaudir la llegada de cientos de miles de vacunas y su aplicación en decenas de miles de adultos mayores, y al mismo tiempo señalar evidentes fallas logísticas y de coordinación?
En este polarizado México, parece que no.

O todo está bien, o todo es un desastre. O el plan de vacunación es perfecto, o es uno fallido. En medio, miles de mexicanos ya han sido vacunados. Faltan muchos, pero se avanza. Lento, pero camina.

Situémonos en la realidad. Están llegando, por fin, cientos de miles de vacunas. Se están aplicando en números que no hemos visto desde que comenzaron a enviarse.

En un extremo, hay quienes en lugar de aspirar a que nadie haga filas (menos, los adultos mayores), a la eficiencia y planeación, sonreían porque todos (primero los adultos mayores) hicieron fila de 4, 5 ó 6 horas en el primer día de vacunación masiva. Los despistados aplaudieron el caos y la improvisación. Quienes defendieron las “democráticas” filas de varias horas, tienen mucho que aprenderle a la jefa de Gobierno de la CDMX Claudia Sheinbaum, quien ofreció disculpas por la desorganización y poca agilidad en la aplicación de dosis. Ayer la historia fue muy distinta. La cara, otra, una mucho más organizada y menos caótica.

***

Se va viendo una luz. Nunca como ayer se había avanzado tanto en la vacunación. Se aplicaron unas 100 mil vacunas. Un día antes, el lunes, con todo y el caos, otras 90 mil.

Ayer llegaron 500 mil vacunas de Pfizer al país, para aplicar segundas dosis a personal médico. Entre ayer y antier, son más de 1.3 millones de vacunas, entre las de AstraZeneca y Pfizer, las que han arribado a México.

Se mejoró la coordinación, tan errática el pasado lunes. Ayer, las estampas ya no fueron de caos, de largas filas y desorden. Hubo más orden, mayor estrategia. El mensaje inyecta ánimo: se puede corregir sobre la marcha, planear mejor, ser más eficientes, dejar de lado la improvisación. Ayer fue un buen día, que da esperanza.

Las vacunas se necesitan, urgen. Cada día sin ellas, mueren más de mil mexicanos.

El objetivo del gobierno federal sigue siendo el mismo: vacunar a todos los adultos mayores (unos 15 millones de mexicanos) y todo el personal de salud (alrededor de 850 mil) antes del 15 de abril. La meta es alcanzable si hay estrategia, claro, y si hubo planeación.

***

La vacunación camina, aunque un hombre sigue representando una enorme piedra en el camino. El subsecretario López-Gatell dijo el lunes pasado por la noche que las vacunas de AstraZeneca podrían aplicarse “en un lapso de entre 7 y 10 días”, aunque el 15 de enero aseguró que “pueden aplicarse tres millones de vacunas en una semana”.

¿A cuál López-Gatell creerle? Ha fallado en todo. El desastre que ha provocado, en lo económico y sanitario, es indiscutible. En la vacunación no puede haber errores, la planeación debe ser quirúrgica. El subsecretario estorba.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN
BGM


Compartir