DE LEYENDA

La expectativa Xavi

Xavi Hernández es ya entrenador de un F.C. Barcelona que está en una de sus crisis más profundas

OPINIÓN

·
Gustavo Meouchi / De Leyenda / Opinión El Heraldo de México

Sí, sólo la presentación que tuvo nos da una idea de lo complicadas que están las cosas. Xavi fue presentado en el Camp Nou el pasado 8 de noviembre ante 100,000 personas, en un evento que parecía más el de la presentación del futbolista de la década que el de un entrenador más. El cuarto en menos de dos años para el club.

Hay varias explicaciones: Xavi es una leyenda futbolística para los culés, ya que hace apenas unos años formó parte, como jugador, de la época dorada del club. El cariño y respeto que la gente le tiene es inmenso. Nacido en Tarraza, España, llegó a La Masia desde las categorías infantiles y luego debutó como profesional, en el primer equipo, donde jugó las 17 temporadas de su carrera futbolística.

Aun así, todo ese cariño no justifica su presentación de súper crack y el ambiente festivo de una afición que vio a su entrenador y a su presidente, Joan Laporta, cantando en la cancha. Los aficionados necesitan buenas noticias y la llegada de Hernández es un Oasis en un panorama que se ha ido ensombreciendo con el tiempo y que alcanzó su punto más negro en agosto pasado, cuando Messi se marchó a Francia.

Hernández toma el equipo noveno en la tabla de posiciones de La Liga y las comparaciones, siempre odiosas y peligrosas, no tardaron. Muchos esperan de él y del equipo una época gloriosa como la de Pep Guardiola, pero las condiciones son muy diferentes.

Cuando Guardiola llega al Barcelona en 2008, el equipo había sorteado ya una pequeña crisis y venía de una reconstrucción hecha por Joan Laporta en 2004, con las contrataciones de Ronaldinho, Eto'o, Deco y nuestro compatriota Rafa Márquez. El técnico holandés Frank Rijkaard había hecho la primera parte del trabajo con ese equipo e incluso había debutado a una desconocida joven promesa canterana, Lionel Messi. Rijkaard consiguió las ligas 2004-2005 y 2005-2006 y la segunda orejona para el club en 2006, venciendo al poderoso Arsenal de Arséne Wenger por 2 a 1. En 2008, y después de una baja de juego del equipo, el holandés deja la dirección técnica, cediendo su lugar a Pep. Aun con la derrota, el equipo al que llega Guardiola es ganador, con una plantilla sólida, con extranjeros consolidados y jóvenes canteranos como Messi, Xavi e Iniesta ya con varios partidos en primera y en Champions.

Xavi llega al banquillo culé con una plantilla extraña. Apenas el martes le han entregado a Pedri, el Trofeo Kopa que lo distingue como el mejor jugador joven del mundo, pero hay muchos lesionados (jóvenes y veteranos, como el propio Pedri y Ansu Fati), casi ningún jugador consolidado y en su mejor momento y canteranos que aún con toda la pasión, la fuerza y el entusiasmo de su juventud, necesitan experiencia y conocimiento.

Anímicamente la afición también está muy castigada. El Barca tiene 6 años sin ganar la Champions League y su última liga fue en 2019.

¿Logrará Xavi el mismo efecto y los resultados que obtuvo Pep? Lo que se ha visto hasta ahora es que el exjugador blaugrana ha entrado con firmeza al vestuario, poniendo orden tanto dentro como fuera de la cancha, que está apostando por los jóvenes, que intenta sacar lo mejor de los extranjeros y que cuenta con el apoyo de los veteranos, con quien jugó en sus últimos años en el club.

Al menos desde que se sentó en el banquillo, el club no ha perdido ningún encuentro, pero las expectativas pueden ser una losa insoportable que ahogue un proyecto de renovación en el que Xavi es la pieza central. Así que tengamos paciencia, no nos descorazonemos con las derrotas que seguramente vendrán y confiemos en la fórmula y en la filosofía de juego. Volvamos a cuidar las raíces y esperemos a recoger los frutos.

Al menos desde que se sentó en el banquillo, el club no ha perdido ningún encuentro.

POR GUSTAVO MEOUCHI
COLABORADOR
@GUS23258924