COLUMNA INVITADA

La COP26: México en la irrelevancia

Nuestro país no sólo brilló por su inacción, sino también por estar impulsando políticas fracasadas que tendrán consecuencias para millones de personas

OPINIÓN

·
Mariana Gómez del Campo / Colaboradora / Opinión El Heraldo de México

En la Conferencia de las Partes o COP26 por sus siglas en inglés en Glasgow se reunieron cientos de líderes mundiales y miles de representantes de todos los países para discutir y encontrar puntos en común para lograr encontrar soluciones ante la crisis del cambio climático. Esta cumbre multilateral también fue la primera post Covid-19 y la reunión más importante de la historia por sus dimensiones y ambición en la lucha para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados.

Los países mantuvieron su compromiso de implementar medidas y cambios en su política energética para alcanzar niveles de emisión cero en las próximas décadas según su capacidad y combatir la deforestación mundial. Sin embargo, la delegación mexicana limitada por las propuestas contaminantes y devastadoras del presidente no logró avances y en cambio fue sentenciada a la irrelevancia.

La COP26 tuvo como elemento principal los acuerdos para el financiamiento y la distribución de la responsabilidad por los efectos del cambio climático por lo que los países desarrollados refrendaron su compromiso de invertir más de 100 mil millones de dólares en países en desarrollo para que estos puedan hacer la transición hacia energías renovables y evitar más rezago o pobreza.

Nuestro país no solo brilló por su inacción sino también por estar impulsando políticas fracasadas que tendrán consecuencias terribles para millones de personas condenando a las futuras generaciones a un mundo repleto de catástrofes naturales por el capricho de unos cuantos. Incluso, durante la cumbre México se ganó el premio al ‘fósil del día’ ante la vergonzosa actuación y la falta de compromisos por parte del gobierno.

Mientras el mundo entero se apresura velozmente hacia la transición de las energías limpias, en México se construye una refinería que destruye manglares, contamina el aire y genera combustible que no servirá en el futuro mientras que el Tren Maya arrasa con miles de kilómetros de selva. Incluso, el proyecto ‘sembrando vida’ que debería servir para reforestar el país produce el efecto contrario y es responsable por la destrucción de más de 80 mil hectáreas pues incentiva a los campesinos a quemar bosques para inscribir esos terrenos al programa.

El gobierno mexicano insiste en retroceder y regresar al pasado sin importar el costo de regresar a México al rumbo incorrecto y el impacto que tendrá en el futuro, no solo para México sino para todo el mundo. Su falta de visión no los deja ver la miseria o la devastación de sus lamentables decisiones pues únicamente está interesado por obtener un beneficio, inmediato, coyuntural y electoral para él y sus cómplices. Como nunca antes fuimos testigos de una muy lenta y atropellada negociación diplomática frente a varios acuerdos que al final de cuentas el gobierno terminó señalando como no vinculantes tal y como fue el caso del “Acuerdo de Glasgow sobre Emisión Cero de Vehículos” que propone que para 2040 todos los vehículos que se vendan sean de cero emisiones. México una vez más fue relegado por este gobierno a la inacción internacional.

POR MARIANA GÓMEZ DEL CAMPO
SECRETARIA DE ASUNTOS INTERNACIONALES DEL CEN DEL PAN
@MARIANAGC

CAR