Empresas, entre la espada y la pared

La eliminación de outsourcing, el PTU y la falta de estímulos fiscales auguran un oscuro panorama para la Iniciativa Privada

Empresas, entre la espada y la pared
Alfredo González / A Fuego Lento / Opinión El Heraldo de México

El gobierno federal tiene todo listo para eliminar de un plumazo el outsourcing. Lo hará vía fast track a través de Morena, en el Congreso de la Unión, y de paso impondrá las medidas que sean necesarias para obligar a las empresas a que otorguen un mes de sueldo a sus trabajadores, como parte del reparto de utilidades.

La semana pasada, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, inició una serie de encuentros con representantes sindicales y empresarios con la de idea “atender” los retos en materia de Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU).

Organizó foros virtuales que concluyen el jueves, pero desde el primer “diálogo”, el miércoles pasado, la responsable de la política laboral del país les dejó saber cuáles son los planes del gobierno actual.

En un tono poco amigable, me dijo uno de los asistentes, advirtió a los empresarios que no hay marcha atrás en el nuevo esquema del reparto de utilidades y que ni se ocupen de hacer gestiones para modificarlo, porque la decisión está tomada.

A lo largo del primer foro y en el que le siguió, que fue el jueves, el titular de la Unidad de Trabajo Digno, Alejandro Salafranca (que en realidad hace las funciones de subsecretario, pero que no puede ejercer por ser español) también les dijo a los representantes de la IP que ni le movieran.

Tanto Alcalde como Salafranca no sólo plantearon con firmeza el tema del PTU, dejaron ver que la eliminación del outsourcing y el insourcing (empresas hermanas de una compañía que prestan el servicio de recursos humanos entre ellas) va que vuela. Incluso, trascendió que los diputados de Morena recibieron la instrucción de darle la categoría de “preferente” a la iniciativa en la materia, con el propósito de que sea aprobada por la vía rápida en el periodo ordinario de sesiones que inicia el próximo 1 de febrero en el Congreso.

Con esto, la 4T deja ver que a la Iniciativa Privada ni la vieron ni la escucharon nuevamente, pese a las pérdidas económicas multimillonarias que ha sufrido por la pandemia.

El viernes pasado, el presidente López Obrador se reunió con los principales empresarios de Nuevo León, el llamado G10, y se informó que el encuentro fue para dialogar sobre una nueva estrategia que permita crear empleos. 

No se dieron a conocer más detalles. Trascendió después de la reunión que el mandatario les hizo saber que no hay marcha atrás con el tema del outsourcing.

Si a eso, al del PTU y al de las cargas impositivas, le sumamos la falta de apoyos y estímulos fiscales, lo que les espera a las pequeñas, medianas y grandes empresas es una de las crisis de mayores proporciones de los últimos tiempos y lo peor, dicen especialistas, no tarda en crecer la fuga de capitales.

***

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca”.

 

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@ALFREDOLEZ


Compartir