El Medio Tiempo de la Toma de Protesta

Dejaban claro que este era un nuevo momento en la política gringa

El Medio Tiempo  de la Toma de Protesta
Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México

Si me atrevo a comparar la toma de posesión del señor Biden con el Super Bowl, no sólo es en afán de vacilar, sino porque ambos rituales en verdad son muy parecidos, tanto así... que ustedes no me dejarán mentir.

La presentación de Lady Gaga vestida como reina y cantando también como todo una reina el himno, Jennifer López pidiendo “justicia igualitaria para todos” dentro de su rola; luego la joven poeta afro de 22 años llamada Amanda Gorman, quien definitivamente se llevó la ceremonia.

Esta chavilla que podría estar cantando rap, y a lo mejor ganar un buen varo, decidió invitar a la unión con sus palabras y elegancia. La verdad es que su ropa de color llamativo y un sombrero muy representativos de su comunidad (como para asistir a las reuniones religiosas), dejaba claro que este era un nuevo momento en la política gringa. Narró emotivamente el poema The Hill We Climb (La colina que subimos), claro que con semejante título yo no dejaba de pensar en la “cuesta de enero”, pero nos robó el corazón. Por cierto, Gorman tenía tartamudez de niña, algo que comparte con el nuevo presidente de EU.

Como esta nueva administración tenía que demostrar más inclusión que comercial de Benetton, no faltó un obispo católico (ya que Biden es el segundo presidente católico en la historia de los United), un pastor protestante afro y hasta un cantante country (que no sé por qué  me recordó al Choche del Bronco). Y que se extrañó también la paseada de comadres que tendrían que haber dado las dos primeras damas (la saliente y la entrante) dando un recorrido a la Casa Blanca. Ya me imagino la plática:

“...Cuidado con el baño del salón oval, la llave tiene una fuga”. Trump se encargó de dejarle la tirada lo más difícil posible a Biden, regresando de último minuto  a Cuba a la lista de países terroristas. Otra cuando levantaron las restricciones diplomáticos para que representantes gringos y taiwaneses puedan reunirse. Ya ven que a China no le gusta que le toquen ese son con la isla rebelde. Y hace unos días Pompeo acusó a Irán de ser “la nueva sede” de Al Qaeda. “Tenga, pa' que se entretenga”. 

Sin embargo, en su discurso inaugural, Biden asegura tener sólo tres emergencias: sanitaria, económica y de seguridad. Ya nomás le falta que le caiga un asteroide.

Toquemos madera. Por cierto mi Profeta de Macuspana dice que él y Biden “coinciden en esas mismas tres prioridades”. Pensando en seguridad como migración. Yo tengo fe en que se van a llevar bien, aunque la pareja Biden antes empinaba el codo con Calderón... Y sé que muchos piensan que ni a cuál irle de los dos: un partido que se cree la policía del mundo. Y el otro racista y homófobo. Bueno, pues por el puro respeto a las diferencias e inclusión de los diferentes grupos en situación de vulnerabilidad: LGBT, migrantes, latinos, asiáticos… NADA MAS POR ESO, ¡valió la pena el cambio!  

 

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM
@TAPIAFERNANDA


Compartir