Festividades en tiempos difíciles

Para gran parte de la población mundial el mes de diciembre representa la celebración de las fiestas decembrinas y del fin del año. Desafortunadamente, estas fechas de celebraciones se han visto sobrepasadas por la pandemia y las restricciones que conlleva

Festividades en tiempos difíciles
Ignacio Anaya Minjarez / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Para gran parte de la población mundial el mes de diciembre representa la celebración de las fiestas decembrinas y del fin del año. Es una época marcada por una especie de alegría colectiva en la cual podemos pasar tiempo con nuestros seres queridos, salir de vacaciones, olvidar estreses y ponernos metas para el futuro. Desafortunadamente, estas fechas de celebraciones se han visto manchadas por la pandemia y las restricciones que conlleva. En cierta medida se puede decir que estamos en la pandemización de las fiestas decembrinas, cuyo principal efecto ha sido obligarnos a adaptarnos a ella: posadas en formato virtual, Navidad sin los seres queridos que perecieron frente al COVID-19 y un año nuevo sin abrazos. Estas son solo algunas de las causas de esta incómoda conjunción entre el mes de diciembre y la pandemia.

No es una situación ideal, ya que para muchas personas será la primera vez que en un periodo de celebraciones, la celebración pasa a segundo plano, mientras que las preocupaciones, el cuidado e incluso la tristeza se convierten en los temas de relevancia. No obstante, la capacidad de encontrar consuelo en los momentos más difíciles es una valiosa característica del ser humano. No es la primera vez y probablemente tampoco la última dónde diciembre esté marcado por momentos complicados para la humanidad.

A lo largo de la historia hemos enfrentado varios retos y durante ellos hemos encontrado periodos de consuelo, uno de ellos durante diciembre. Un hecho bastante famoso de la Primera Guerra Mundial fue la tregua no oficial que realizaron soldados franceses, alemanes e ingleses en 1914 en los días cercanos al 25 de diciembre para celebrar la Navidad. Durante aquellos días los combatientes de cada bando se adentraron a la tierra de nadie, no a combatir, sino para olvidarse por un momento de la guerra y que eran supuestos enemigos; recordando que existen pequeños instantes de gozo y felicidad. Como este hay varios ejemplos que demuestran que a pesar de estar pasando por periodos complicados,somos capaces de encontrar pequeños segundos de esperanza. El humano está acostumbrado a sufrir, pero también a disfrutar. Finalmente, diciembre es un mes más de los doce del año ¿Cuántas navidades y años nuevos no se han celebrado durante guerras, pandemias, desastres naturales y otros infortunios? Ésta solamente se sumará a una larga lista.

Actualmente estamos ante una situación que parece haber arruinado los planes de muchas y muchos de nosotros a futuro. Pensábamos que para estas fechas ya podríamos haber celebrado la Navidad y el Año Nuevo como lo hacíamos antes, pero la realidad es otra. Ante esto no queda más que seguir aguantando, no me atrevería a afirmar que un poco más, pero al menos parecería ser que el fin de la pandemia está pronto.

POR IGNACIO ANAYA MINJAREZ
COLABORADOR
@IGNACIOANAY


Compartir