Figuras del segundo año de Gobierno

AMLO ha llevado al candelero a funcionarios que no necesariamente ocupan la primera fila del gabinete

Figuras del segundo año de Gobierno
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

Varias veces lo ha dicho el Presidente: Él se maneja por encargos, más que por cargos.

Fue evidente en su primer año de gobierno, en el que Marcelo Ebrard, desde la cancillería, Raquel Buenrostro, desde la subsecretaría de Hacienda, Julio Scherer desde la Consejería Jurídica de la Presidencia, y Santiago Nieto, desde la Unidad de Inteligencia Financiera, figuraron destacadamente.

En este segundo año de gobierno, ese estilo de gobernar y de manejar al equipo de trabajo por parte de Andrés Manuel López Obrador, no sólo permanece, sino se ha incrementado. Algunos, inclusive, han recibido posiciones más importantes en la administración. En otros casos, nuevas figuras han asomado.

Comencemos con los ya citados del primer año. Tres —Ebrard, Scherer y Nieto— permanecen en sus posiciones. Podríamos decir incluso que han consolidado sus posiciones y más tareas han recibido de parte del Presidente (Buenrostro pasó a encabezar el SAT).

Una crucial, por ejemplo, ha sido la de conseguir las vacunas contra el COVID-19 y ésta quedó en manos del secretario de Relaciones Exteriores (a despecho de otros funcionarios).

En el tema de salud precisamente —la pandemia marcó 2020 y el segundo año de Gobierno de López Obrador, si no es que todo su sexenio—, se alzó la presencia del subsecretario Hugo López-Gatell como vocero y director de orquesta del sector para enfrentar al virus.

De un gran atractivo en sus inicios, pronto se desgastó. Pero aún permanece en el candelero con sus conferencias vespertinas cotidianas, gracias a que el Presidente así lo ha decidido a pesar de los pesares y de las catastróficas cifras de muertes.

Para decirlo pronto y claro: Hugo López-Gatell se ha convertido en el equivalente de Genaro García Luna con Felipe Calderón.

Otra de las figuras relucientes de este segundo año es Rosa Icela Rodríguez. Del gobierno de la Ciudad de México, pasó a la Coordinación de Puertos y Marina Mercante en julio pasado. Tres meses después,  AMLO le ofreció la titularidad de la Secretaría de Seguridad federal (dejando de lado a otro de los funcionarios que comenzaba a destacar: Ricardo Mejía Berdeja). Ascenso más fulgurante —y posición más complicada— sería difícil hallar.

En los terrenos de Hacienda emergieron también las cabezas de dos funcionarios: Horacio Duarte —que provenía de la subsecretaría del Empleo en Trabajo y hoy es el poderoso administrador general de Aduanas— y Carlos Romero Aranda, procurador Fiscal de la Federación, cuya tarea ha sido separar el poder político del económico.

•••

GEMAS: Obsequio de la Guía Ética para la Transformación de México: “Desde una perspectiva humanista, los criminales y corruptos pueden redimirse por medio de la reflexión, la educación y terapia psicológica (sin renunciar a la posibilidad de sanciones como la privación de la libertad)”.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

 

 


Compartir