Una batalla solitaria contra el pasado

Movimiento Ciudadano va solo a la contienda por 15 gubernaturas y 300 diputaciones federales de mayoría

Una batalla solitaria contra el pasado
Raymundo Sánchez Patlán / Periscopio / Opinión El Heraldo de México.

Naufragó el plan de concretar una gran alianza opositora a la llamada cuarta transformación para arrebatar a Morena la mayoría de la Cámara de Diputados en la elección de 2021, pues Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado, pintó su raya y rechazó coaligarse con el PRI, el PAN y el PRD.

Una apuesta más ambiciosa, arriesgada y novedosa la del partido naranja que, al ir solo a la considerada mayor elección de la historia moderna de México, se coloca en una especie de tercera vía, fuera del espectro de los partidos y movimientos anti López Obrador.

Sí, queda fuera de una gran alianza que podría despojar a Morena del control político del país, pero también de sus costos. Primero, porque desde el gobierno y Morena no lo podrán tachar de “conservadores”, “mafia del poder”, “corruptos”, como sí lo harán con los aliancistas.

En segundo, porque entrar a esa coalición implicaba renunciar a sus banderas de centro izquierda, toda vez que el fin central y último de priistas, panistas y perredistas, es sacar a Morena de los espacios de poder que les arrebató en 2018, sin reparar en principios y banderas, las cuales deberán guardarse en el baúl de los olvidos, como ropa demodé.

Ni el PAN mantendrá su defensa de la vida desde la concepción, ni el PRD su lucha por la interrupción legal del embarazo, las bodas entre personas del mismo sexo con derecho a abortar, por ejemplo.

A todo eso, Movimiento Ciudadano le dijo “No”, por lo que va solo a la contienda por 15 gubernaturas y 300 diputaciones federales de mayoría. Dante Delgado lo ve como “la gran batalla contra el pasado”, saco en el que mete a Morena y la cuatroté, pues “el actual gobierno ha demostrado un inmenso amor y apego al pasado”.

Y aunque entre sus soldados naranja hay viejos conocidos, como las ex priistas Ivonne Ortega y Mariana Moguel (hija de Rosario Robles), y los ex perredistas Juan Zepeda y Armando Ríos Piter, la apuesta resulta interesante. Ya veremos después si es atinada.

***

Otra batalla que arreció el pasado martes es la del streaming, con la llegada de Disney+ a México, un mercado de 17 mil millones de pesos anuales. Para ello, la nueva competidora se alió a uno de los más poderosos operadores mexicanos: Grupo Televisa, de Emilio Azcárraga, que a través de izzi, se convirtió en su distribuidor oficial en nuestro país. Una estrategia que hizo, en su momento, en Brasil, con Globoplay de Grupo Globo, y en Argentina, con Flow de Grupo Clarín.

***

EN EL VISOR: En Michoacán se van destapando nuevos rostros para contender por la gubernatura. Uno, es el diputado Carlos Torres Piña, quien suena cada vez más en Morena, pues ha instalado en la entidad cinco mil comités sociales por la Transformación. Por otra parte, Carlos Herrera renunció ayer a la Secretaría de Gobierno para buscar la candidatura de la alianza PRD-PAN.

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ
RAYMUNDO.SANCHEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@R_SANCHEZP


Compartir