L.A. Dodgers, campeones con sabor mexicano

Los angelinos rompieron una larga racha sin título en las Grandes Ligas

L.A. Dodgers, campeones con sabor mexicano
Geru / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

La espera fue larga, 32 años para ser exactos. En ese tiempo los Dodgers de Los Ángeles vivieron una cantidad de sinsabores igual al número de años transcurridos. Cada temporada, una frustración nueva. El pasado 27 de octubre de este atípico 2020, la mala racha al fin terminó. Dos mexicanos fueron parte de esta historia tomando roles protagónicos en el último juego, poniendo en alto el nombre de México.

Al hablar de los héroes de esta conquista hay varios nombres que debemos mencionar. Primero al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, Corey Seager, quien tuvo un promedio de .400, con dos jonrones y cinco carreras impulsadas, pieza fundamental para los Dodgers a lo largo de la postemporada. Al igual que Cody Bellinger, con oportunos cuadrangulares en momentos críticos a lo largo de la serie. A eso hay que sumar un par de jugadas a la defensiva del jardinero central, que fueron decisivas.

Tenemos también que hablar del hombre que, en mi opinión, merecía más que nadie este título: Clayton Kershaw. El abridor estelar de los Dodgers, pitcher de records, ganador del Cy Young y del Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en años anteriores. Muchas veces se le criticó por su desempeño en postemporada, sin embargo, fue el lanzador dominante, sobrio y de élite que todos conocemos. Ahora sí, nada hay que criticarle y ya podemos meterlo en la conversación como uno de los mejores de la historia.

Otro pelotero clave en este título fue Mookie Betts. El jardinero, que ya había sido campeón (justo contra los Dodgers) cuando jugaba en Boston, era la pieza que faltaba. Si alguien le hubiera daba el premio al Jugador Más Valioso, nadie se hubiera molestado. Con una labor excepcional a la defensiva y batazos más que oportunos, el ex de los Red Sox, demostró que vale lo que pagaron por él. Por último, hay que mencionar a Justin Turner, el capitán, encendido en la Serie Mundial al bat y liderando a una novena que debía vencer los fantasmas de dos series por el título perdidas (2017 y 2018).

El orgullo nacional, Víctor González, nacido en Nayarit, quien estaba al borde del retiro y tuvo su gran oportunidad en esta Serie Mundial, respondió como relevista, dominando y cumpliendo su labor. Julio Urías, el de la foto, el del último out, el héroe de la película; Dave Roberts le consignó cerrar el partido que les daba el campeonato, lo hizo con temple y determinación, confirmando que no es una joven promesa, el culichi de 24 años es una realidad. Hoy, ambos pueden decir con orgullo que son campeones.

Así termina una corta, pero emocionante temporada de Grandes Ligas. Redención para una franquicia que había olvidado lo que era ganar, también para su manager, Dave Roberts, acusado tantas veces de ahogarse en el momento clave. Felicidades a todos los aficionados de los Dodgers, hoy, después de tantas frustraciones, toca festejar.

POR GERU
GERUCORREA@GMAIL.COM
@el123pormi


Compartir