El que tenga oídos para oír que oiga!

De un plumazo, de nueva cuenta, borraron acciones que ayudaban a la gente, sin investigar nada

El que tenga oídos para oír que oiga!
Anilú Ingram Vallines/ Colaboradora/ Opinión El Heraldo de México

Una vez más, Morena aprovechó su mayoría para socavar las instituciones del país. Sin medir el impacto de sus acciones ni el daño que provocan a millones de mexicanos, desaparecieron los 109 fideicomisos

De un plumazo, de nueva cuenta, borraron acciones que ayudaban a la gente, sin investigar nada; simplemente porque se hicieron en otros gobiernos, porque necesitaban esos más de 68 mil millones de pesos para sus objetivos partidistas.

Bajo el recurrente pretexto del combate a la corrupción, extinguieron los fideicomisos afectando con esto a los deportistas, a nuestros investigadores, científicos, a campesinos, migrantes, periodistas, activistas por los derechos humanos, así como a miles de víctimas del delito y sus familias. Pero para este gobierno federal es más importante construir el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas o el aeropuerto de Santa Lucía, obras capricho del gobernante en turno, que invertir en investigación o impulsar a tanto talento mexicano que tenemos.

Irónicamente, el mismo día en que desaparecían los fideicomisos, entre estos el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), el huracán Delta golpeaba la península de Yucatán. Estamos a la mitad de la temporada de huracanes
y ciclones sin protección alguna, pues quitaron hasta el último peso en este rubro.

Era tal su voracidad que, de no ser por el freno que pusimos desde la oposición, se hubieran llevado los 100 millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar, pues querían que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) reintegrara a la Tesorería de la Federación los recursos de éste.

Por eso los diputados federales del PRI votamos en contra. Morena y sus aliados se pretenden llevar 68 mil millones de pesos sin rendir cuentas, sin decirnos qué harán con ese monto y, sobre todo, cómo van a atender a todos a quienes dejan desprotegidos. No les vamos a permitir que se salgan con la suya. Ya nos había dicho el secretario de Hacienda que el guardadito se les había terminado, ¿será que por eso fueron tras los miles de millones de los fideicomisos?

Es curiosa su urgencia de hacerse de millonarios recursos justo cuando estamos en la antesala de los comicios de 2021; más sospechoso resulta que si había supuesta corrupción en algunos de estos fideicomisos no investigaran. Es como la frase aquella que se le atribuye al general Francisco Villa: “primero fusilo, luego viriguo”. Primero los desaparecieron, después anunció el Presidente que ocho personas harían la investigación.

Lo que hicieron los morenistas nos resta competitividad como país, frena nuestro desarrollo y vulnera nuestras instituciones. Es otro golpe de Morena a las familias de México. Insisto: tanto poder, para no poder.

 

POR ANILÚ INGRAM
DIPUTADA FEDERAL
@ANILUINGRAM

 


Compartir