EDOMEX

Parque Ecológico de Zacango acoge a animales rescatados: resguarda más de 200 especies

El Parque Ecológico de Zacango ha recibido sólo en este año más de 200 especies que son víctimas del tráfico ilegal en la entidad

NACIONAL

·
Un elefante en el Parque Ecológico de ZacangoCréditos: Especial

En medio año, el Parque Ecológico de Zacango ha resguardado más de 200 especies que llegaron al ser rescatadas del tráfico ilegal de animales, cifra que cobra relevancia tras la conmoción que causó la muerte de un mono araña en un enfrentamiento en el municipio de Texcaltitlán

Especialistas advierten que la venta ilegal de animales protegidos está ligada a la delincuencia.

El director general de la Comisión Estatal de Parques y Fauna (Cepanaf), Napoleón Fillat Ordóñez, lamentó que 99 por ciento de los ejemplares decomisados no pueden ser reintroducidos a su hábitat

Reconoció que el tráfico ilegal de especies se mantiene en la entidad y se rige por época de reproducción; los psitácidos, pericos, son los más vulnerables; y advirtió que los monos son sustraídos del sur de la República.

Fillat reportó que la mayoría de los 200 ejemplares están en edades tempranas de vida y pasan por un periodo de cuarentena.

“Puedo decir que 99 por ciento de los casos que nos llegan para rehabilitarse aquí en Zacango no se puede reintroducir en su hábitat porque ya es dependiente del humano”, apuntó.

En tanto, el activista ambiental, Arturo Islas, lamentó que el tráfico ilegal de animales está ligado a otros como el de órganos e incluso con la delincuencia organizada.

“Siempre la cercanía con las ciudades o zonas urbanas, como el Estado de México, son focos de tráfico de muchas cosas, porque hay mucha gente”, explicó Islas.

Señaló que toda muerte de un ejemplar es lamentable, como la ocurrida en Texcaltitlán. Indicó que los monos arañas son tomados de manera ruin de su hábitat natural.

Para obtener estos ejemplares se debe matar a la madre y estos no se desprenden del cuerpo por varios días.

El mono araña muerto en el enfrentamiento de Texcaltitlán pertenecía a uno de los hombres abatidos, y se aferró a este. 

El ejemplar traía un pañal, por lo que se calcula que era joven, y vestía una sudadera de camuflaje con gorro y un chaleco ajustado a su cuerpo, parecido a los antibalas que usan las personas.

PAL