LÍNEA 12 DEL METRO

Desplome en la Línea 12 se debió a un pandeado en las vigas

Un diseño alejado de los estándares exigidos y la deficiente disposición de pernos debilitaron las estructuras

NACIONAL

·
Un diseño alejado de los estándares exigidos y la deficiente disposición de pernos debilitaron las estructuras.

Originado por el incumplimiento de los estándares del diseño, un pandeo en las vigas del tramo elevado entre las estaciones Olivos y Tezonco del Metro fue el causante del colapso ocurrido en mayo pasado.

Así lo explica el Dictamen Técnico Final Fase II por parte de la empresa noruega DNV, que fue contratada por el Gobierno de la Ciudad de México para determinar la causa raíz del incidente. Ayer, en la entrega del documento por parte de la certificadora internacional a la secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, Myriam Urzúa, el titular de la Secretaría de Obras y Servicios, Jesús Antonio Esteva, detalló las conclusiones.

“Los resultados de los análisis indicaron que el colapso ocurrió como resultado del pandeo de las vigas norte y sur, facilitada por la falta de pernos funcionales en una longitud significativa lo que causó que parte del tramo elevado perdiera su estructura compuesta. Como resultado, la estructura compuesta operaba como dos vigas paralelas independientes, una de concreto y la otra de acero, que experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas.

Lo anterior creó condiciones que llevaron a la distorsión del marco transversal central y la iniciación y propagación de grietas de fatiga que redujeron aún más la capacidad de la estructura para soportar la carga”, dijo Esteva.

El funcionario explicó que los factores que contribuyeron a la falla de funcionalidad en los pernos incluyen algunos con soldadura deficiente, faltantes y otros mal colocados.

“Los posibles factores que contribuyeron al colapso incluyen deficiencias en las propiedades mecánicas de las vigas y en el diseño del marco transversal que no cumplió con los estándares de diseño”, explicó.

Otros de los hallazgos muestran prácticas de soldadura deficientes, específicamente las relacionadas con el uso de barras de acero como material de relleno en la soldadura.

“Se detectaron deficiencias en comparación con el criterio de diseño en todas las porciones de las estructuras de concreto que se probaron”, se lee en las conclusiones.

Una de las funciones de los pernos es que sean conectores para que el cuerpo –de las vigas– sea una sola unidad. En este caso, una deformación se identificó primero en el reforzamiento de la viga norte en enero de 2017, lo que indica que la estructura ya se encontraba en una condición comprometida antes del sismo de 2017, y no como consecuencia del movimiento telúrico.

“Esto es consistente con los resultados del análisis de respuesta estructural al terremoto, que indican que la carga de operación de trenes en movimiento es más severa en amplitud y ciclos que la que ejerció el terremoto. Estas deformaciones no eran detectables en una inspección visual simple”, añadió Esteva Medina.

Sin embargo, el secretario, basado en el documento, hizo una advertencia. “Los hallazgos y conclusiones presentados en este reporte se basan en los datos e información recibida o adquirida en el momento de su emisión. DNV se reserva el derecho de modificar o complementar dichos descubrimientos o conclusiones en caso de que surja nueva información”, explicó.

El 3 de mayo, el tramo del viaducto elevado, entre Olivos y Tezonco, colapsó, dejando como saldo 26 personas fallecidas y más de 100 heridos.

El 16 de junio fue presentada la primera fase del peritaje externo de la empresa DNV. Los primeros resultados señalaron una construcción y supervisión deficientes de la Línea 12 del Metro llevaron a una falla estructural, que derivó en el colapso. Aún queda el tercer entregable, que es el Reporte Final del Análisis causa raíz.

MAAZ