EMPLEO INFORMAL

Casi el 80% de los empleos recuperados tras la pandemia son en la informalidad

En el segundo trimestre del año, la población desocupada sumó 2.4 millones de personas

NACIONAL

·
(Foto: Cuartoscuro)

Tras el impacto de la pandemia de COVID-19, 10.5 millones de personas regresaron al mercado laboral, pero la gran mayoría en la informalidad, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el segundo trimestre del año, 55.2 millones de personas aseguraron tener un empleo, 10.5 millones más que en igual periodo de 2020,es decir, cuando se resintieron los mayores efectos del coronavirus.

De ese número, 8.2 millones se sumaron a la informalidad, es decir, 78 por ciento del total.

Con ello, el número de habitantes que laboran en el sector no formal ascendió a 31 millones, 56.2 por ciento de la población ocupada. Sin embargo, en estados como Oaxaca, Chiapas y Guerrero, la informalidad osciló entre 75.5 y 80.7 por ciento, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que elabora el Inegi.

La población desocupada se situó en 2.4 millones de personas, con lo cual la tasa de desocupación disminuyó de 4.8 a 4.2 por ciento, entre el segundo trimestre de 2020 e igual periodo de este año.

La población subocupada (aquella que tiene empleo, pero necesidad y disponibilidad para un segundo trabajo) se ubicó en 7.3 millones de personas y representó una tasa de 13.3 por ciento de la población ocupada, porcentaje inferior a 25.1 por ciento del segundo trimestre de 2020. Si bien disminuyó, aún está por arriba de los niveles prepandemia.

Con la mayor informalidad, las condiciones laborales no son precisamente las mejores. El porcentaje de la población que gana hasta dos salarios mínimos aumentó de 73.7 por ciento a 74.4 por ciento en los trimestres de referencia,

En contraste, los que ganan más de cinco salarios mínimos bajaron de 2.8 a 2.2 por ciento.

Adicionalmente, 25.4 por ciento de la población ocupada labora en condiciones críticas. Es el tercer aumento trimestral consecutivo.

En esa situación trabajan aquellas personas que laboran menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a ellas; las que laboran más de 35 horas a la semana y ganan menos de un salario mínimo mensual y las que trabajan más de 48 horas semanales y perciben hasta dos salarios mínimos.